Editorial

La Palabra 08 de septiembre de 2018 Por
Acompañarlos

Los niños ven más que los adultos. Una mirada más profunda en ellos nos permite darnos cuenta que en muchas situaciones entienden más de lo que suponemos. Los ejemplos los encontramos en casos concretos que sucedieron en  nuestro entorno. La partida física de seres cercanos ocasiona en los más pequeños alteraciones en su equilibrio emocional. No obstante muchas veces aseguran visualizar lo que los mayores no advertimos. Quienes no tienen la posibilidad de ser asistidos en la contención y en la compañía profesional, cuentan con una entidad solidaria que se ocupa de niños en duelo. Y todo surge por la carencia de ese acompañamiento terapéutico que tuvo que sobrellevar la fundadora que hoy es protagonista de esta edición. Pero siempre por la vida.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar