Primavera: en "las quintas" quieren evitar el ingreso de "extranjeros"

Locales 13 de agosto de 2018 Por
El pasado 1 de agosto hubo una reunión entre las comisiones vecinales de los barrios Los Alamos y Aero Club con la policía (federal y provincial), la Municipalidad y Gendarmería. "Entre las ideas expresadas por los convocantes a la reunión, se diagramó la de controlar todos los ingresos al barrio y desalentar el hacerlo con vehículos. Los residentes podrán entrar de manera normal pero no así los visitantes", dice parte del comunicado replicado en las redes sociales.
FOTO ARCHIVO DESCONTROL Y CONTROLES./ A poco más de un mes, se viene una polémica.
FOTO ARCHIVO DESCONTROL Y CONTROLES./ A poco más de un mes, se viene una polémica.
La primavera es, para una gran parte de la población, una buena noticia. Aparecen las flores, se estiran los días, las temperaturas no son tan gélidas. Pero, para los vecinos de los barrios Villa Los Alamos y Villa Aero Club, no. En particular, el día de la primavera. Es que el 21 de septiembre esos dos barrios, desde hace algunas décadas, se convierten en lugar en donde buena parte de la juventud se congrega. Y los vecinos se quejan por los ruidos, los excesos y la suciedad que dejan. 
Como consecuencia, siempre hay preparativos para poder lograr una solución al conflicto de derechos que aparece permanentemente: el disfrute del descanso, y la posibilidad de divertirse. 
De acuerdo a lo publicado por las dos vecinales a través de las redes sociales, el pasado 1 de agosto se llevó adelante una reunión convocada por el Sr. Jefe de la Unidad Regional V, Fabián Forni, con los representantes de las comisiones vecinales de los barrios Los Alamos y Aero Club. Y juntos participaron de la reunión semanal que mantienen con las demás fuerzas que participan en el control local (Gendarmería Nacional, Policía Federal, Policía Provincial, Guardia Urbana y Protección Vial y Comunitaria de la Municipalidad de Rafaela). También participaron de la reunión representantes del Ejecutivo Municipal, el Sr. Bodoira y el Dr. López.
"El motivo de la convocatoria fue trabajar con los representantes de los barrios damnificados, de manera anticipada a la semana del 21 de septiembre que, como sabemos, todos los años trae tantos problemas a los vecinos de ambos barrios. En la misma se consensuó que se trata de un problema a tratar de manera intensiva y definitiva ya que la conformación de nuestros barrios nada tiene que ver con lo que pudo haber sido hace algunos años, hoy se trata de barrios donde la gran mayoría de sus propietarios viven de manera permanente y tienen una dinámica laboral y familiar al igual que cualquier otro vecino de otros barrios. Entendiendo esto, se plantearon alternativas para abordar la llegada masiva de jóvenes con espíritu de festejo", dice textualmente el comunicado publicado en las redes sociales.
"Entre las ideas expresadas por los convocantes a la reunión, se diagramó la de controlar todos los ingresos al barrio y desalentar el hacerlo con vehículos. Los residentes podrán entrar de manera normal pero no así los visitantes. Se evaluará la manera de identificación de los residentes para tener un ingreso sin inconvenientes", sostiene el comunicado. Una decisión más que polémica: ¿se va a evitar el paso de personas libremente, algo que está garantizado por la Constitución Nacional, en su artículo 14°? ¿Podrán concretar un operativo para detener no a cientos sino a miles de chicos? Si alguien va ese viernes 21 a visitar a un familiar o a trabajar... ¿debe pedir una visa?
El comunicado agrega detalles: "otro tema planteado fue que el festejo comenzará seguramente el día anterior, es decir, jueves 20 de septiembre, por lo que se tendrá que comenzar el operativo un día antes, incluso por el siempre conocido y nunca controlado armado de bunkers de provisión de alcohol, en general avalado por algún mayor de edad. Estuvimos todos de acuerdo en que la gran llegada de jóvenes a la zona mencionada con fines de festejo es elegida fundamentalmente porque no hay control de ingesta de alcohol. Por lo que se propone realizar un extremo control de ingreso de alcohol, controles de alcoholemia, menores consumiendo bebidas alcohólicas y todo lo que conlleva, es decir, manejar vehículos alcoholizados, etc. Por lo anteriormente mencionado se comprometieron, fundamentalmente desde el municipio a hacer una campaña comunicacional poniendo en conocimiento de las medidas adoptadas y hacerlas llegar también a padres a través de las escuelas, a los vecinos de los barrios que utilizan sus propiedades para albergar gran cantidad de jóvenes para festejar y que en esa fecha serán controlados en su accionar".
El comunicado cierra diciendo que "la reunión fue muy dinámica y positiva" y que hubo un compromiso para un nuevo encuentro "en donde se presente el plan de trabajo para esas jornadas y los modos de actuar". Habrá que ver cuál será el operativo a desarrollar finalmente.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar