La historia siniestra de “Drieus” Riphagen

Información General 12 de agosto de 2018 Por
Leer mas ...

Su nombre completo era Bernardus Adrieus Riphagen y había nacido en Amsterdam el 7 de setiembre de 1909. Era el octavo hijo de una familia holandesa, cuya madre falleció siendo muy pequeño y su padre, alcohólico, se volvió a casar.Fue un personaje siniestro, de ideas antisemitas, habiéndose desempeñado en la marina comercial holandesa, para luego radicarse en Estados Unidos. Se vinculó con lo peor del hampa norteamericano convirtiéndose en un verdadero gangster.De allí sobrevino otro mote que lo identificaba: “Al Capone”.
Vuelto a Holanda se incorpora al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Holandeses,de ideología nazi, el que bregaba para que los Países Bajos se incorporaran a la Alemania de Hitler.
Ocurrida la ocupación del territorio holandés por parte de los alemanes hacia 1940, nuestro personaje avizora la oportunidad de hacer negocios en torno a esta situación. De paso, es necesario aclarar que la resistencia neerlandesa a la invasión germana fue muy débil, de modo tal que las fuerzas de ocupación no tuvieron dificultades en su cometido.
Comienza una persecución implacable contra los judíos que se encontraban escondidos en Holanda y que no habían alcanzado a huir: el ejemplo de Ana Frank y su familia.Se inicia una verdadera caza contra los mismos y Riphagen conocido como matón y proxeneta, entra a colaborar con los servicios de Seguridad (S.D), quienes a su vez reportaban al servicio de inteligencia de las S.S.
Drieus también formó parte del grupo Hennecke constituido por un número que oscilaba entre 20 y 30 integrantes, el cual tenía como objetivo detectar judíos escondidos y denunciarlos ante las S.S. a fin de apropiarse de sus bienes y deportarlos a los campos de exterminio. Cada integrante cobraba cinco florines por judío encontrado, aunque después se les aumentó la paga, e incluso se les llegó a dar porcentaje por los bienes que se decomisaban. Los cinco florines originarios equivalían a la retribución de una semana de trabajo de un empleado común .Se estima que llegaron a denunciar entre 8000 a 9000 judíos
Riphagen tenía predilección por joyas, piedras preciosas y relojes de valor , y como se verá su desempeño no fue transparente. Su metodología consistía en ganarse la confianza con el judío escondido que encontraba, para a su vez con la promesa de que los salvaría , les proporcionara nombre y domicilios de otros judíos en igual situación. Eso sí, les daba amparo y debían entregarle parte de las joyas. El argumento que empleaba para justificar su protección, consistía en relatarles que había tenido una novia judía y los nazis se la habían llevado, no pudiendo hacer nada para salvar su vida..
Lo cierto es que parte de esos objetos iban a su bolsillo, por lo que llegó a amasar una considerable fortuna que depositó en bancos de Bélgica, Luxemburgo y Suiza. Obviamente con el tiempo denunciaba a aquellos desdichados judíos y cobraba también su retribución pactada con los nazis.Doble paga.
Acabada la conflagración mundial Drieus, responsable de la muerte de unos doscientos judíos, fue puesto en arresto domiciliario con la promesa de denunciar a colaboradores de los alemanes. En febrero de 1946 escapó, vaya paradoja, ayudado por el Servicio Secreto Holandés, escondido en un ataúd dentro de un coche fúnebre con destino a Bélgica y de allí a España.
Riphagen llegó con pasaporte de la Cruz Roja y visado argentino a nuestro país y habida cuenta de las relaciones que entabló, compuso relaciones de amistad con un miembro de la Corte Suprema de Justicia de aquel entonces, el doctor Rodolfo Valenzuela
De allí, a llegar a Perón fue solo un paso, Trabó amistad con el ex presidente y su esposa y la relación duró hasta su muerte ocurrida en 1973. Formó parte del servicio secreto del primer mandatario como instructor de prácticas anticomunistas aprovechando la experiencia recogida en Europa. Operada la revolución de 1955 que derrocó a Perón, se fue a Europa y falleció como tengo dicho, en 1973, en una clínica Suiza víctima de cáncer. Había formado su familia en Holanda integrada por su mujer y un hijo a quienes, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, jamás volvió a ver.
La historia de este personaje fue conocida merced a la publicación de un libro, en idioma holandés, publicado en 2010 y se titula “Riphagen de Amsterdamse onderwereld 1949-1945” escrito por los periodistas Bart Middelburg y René Ter Steege y luego con la proyección de una película que simplemente se titula “Riphagen” ((Peter Kuijpers ,2016). Merece ser vista.




Te puede interesar