El secreto está en “mirar la digestibilidad del forraje”

SUPLEMENTO RURAL 10 de agosto de 2018 Por
Fue uno de los consejos de Pablo Cattani, quien disertó anoche en la charla organizada por CEPAR, ante un interesante número de productores.
FOTO J. BARRERA CATTANI./ El ingeniero expuso sobre "forrajes conservados".
FOTO J. BARRERA CATTANI./ El ingeniero expuso sobre "forrajes conservados".
Con la organización de la Cámara de Empresarios Proveedores del Agro (CEPAR), la primera jornada de la 111ª ExpoRural de Rafaela y la región culminó con una charla interesante en el auditorio 1, ante un importante número de productores, entendiendo la coyuntura vigente y las necesidades futuras de la producción.
El ingeniero agrónomo Pablo Cattani habló sobre forrajes conservados y fiel a su estilo, dio precisiones de qué y cómo hacer ante el ciclo de sequía padecido.
Entendiendo que más allá de lo climático el contexto no es alentador, el especialista remarca que “siempre hay cosas para hacer”, por lo tanto en su disertación la idea fue “mostrar que la adopción de tecnología (mecánica y de proceso) debe ser de la forma más útil. Además hay que tener en cuenta que nosotros actuamos más por costumbre que por necesidad, por eso hay muchas decisiones que estamos tomando y que no son acordes al escenario que se nos presenta. En otros aspectos venimos haciendo cosas iguales hace 20 años y ya llegó el momento de cambiarlo, a partir de ahí hay que entender que debemos operar sobre la capacidad de repago de lo que podemos comprar”.
Utilizando la lógica, Cattani explica que “hoy probablemente el productor no tenga la cantidad de forraje que necesita, es una cuestión de coyuntura, pero me queda claro que todavía nos queda mucho por hacer para mejorar la calidad, para crecer, lo cual va de la mano de la productividad que es lo que da rentabilidad”.
A modo de consejo inmediato, el especialista recomienda “mirar la digestibilidad del forraje, hay que ocuparse más de la fibra, hay que tratar de meter la mayor cantidad de alimento dentro de un rumen y que eso te genere la mayor cantidad de energía para absorber nutrientes, si ese es el norte indefectiblemente nos va a ir bien”.
Combinar una buena máquina con un excelente proceso es la manera de generar un mejor resultado, para no pagar los costos de un producto final de mala calidad. “Si vos das una mala calidad de alimento no vas a tener buena productividad en leche. Yo soy un convencido que en la Argentina nos sobra genética, pero lo que nos está faltando es calidad de alimento”, concluyó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar