En busca de… Editorial Universitaria de Buenos Aires -Eudeba-, protagonista

La Palabra 11 de agosto de 2018 Por
Leerás a tu prójimo como a ti mismo Emblema editorial de los argentinos, la empresa cumple seis décadas de labor en defensa de la cuidada edición, de la difusión del conocimiento y de la promoción de la lectura. En este encuentro con Luis Quevedo, economista de profesión y Gerente General de la entidad, a la que pertenece desde 2002, podemos conocer esa historia y sus características.
Ver galería image001
1 / 2 - archivo Ernesto Samandjian - Gerente general de Eudeba: el economista Luis Quevedo

LP - ¿Cómo y cuándo se crea la Editorial Universitaria de Buenos Aires?

L.Q. - EUDEBA fue creada en el año 1958 por iniciativa del entonces Rector, Risieri Frondizi, quien contrató a Arnaldo Orfila Reynal, quien había colaborado con el diseño inicial del Fondo de Cultura Económica en México y formaba parte de su plantel, para que hiciera un estudio respecto de cómo debería ser una editorial universitaria. Orfila, luego de entrevistarse con personalidades universitarias de la época, de diseñar las primeras colecciones, sugerir los primeros títulos  y de hacer la búsqueda para determinar quién sería el primer Gerente, entregó un informe a Risieri quien inmediatamente constituyó una Sociedad de Economía Mixta y contrató a Boris Spivacov como primer gerente de la empresa. La historia está registrada en el libro Un editor de tres siglos de Gonzalo Alvarez, Alejandro Archain y Carlos Díaz, que editamos en nuestra colección La vida y los libros.

LP - ¿Cuál fue el objetivo primordial que se propusieron?

L.Q. - El objetivo está muy claro en el informe de Orfila y en el impulso de aquellos primeros años: crear una editorial que no solo atendiera las necesidades de los claustros sino que fuera abierta hacia la sociedad, una herramienta de extensión entre la UBA y la gente, un actor cultural comprometido con la difusión del conocimiento en todas sus posibilidades. Sin duda la Universidad de aquellos años supo interpretar el clima de cambio de paradigma que se vivía a principio de aquellos años 60. El libro estaba indisolublemente ligado a la transformación de la sociedad.

LP - ¿Qué enfoque editorial se le dio al comienzo? ¿Se mantiene hasta la actualidad?

L.Q. - La editorial tiene organizado su catálogo en colecciones, sus novedades mantienen el equilibrio entre las necesidades de materiales de cátedra, la difusión de trabajos de los docentes y la proyección de títulos para el público general. Así fue desde el principio y así es actualmente. Pero la editorial también tuvo, desde su inicio, una gran impronta innovadora. Recordemos que fue la primera en comercializar libros en los kioscos de revistas e, incluso, de tener una red de kioscos propios en un centenar de esquinas de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Hoy la innovación pasa por adecuarnos a las nuevas tecnologías y en generar contenidos multimedia.

LP - ¿Cómo transcurrieron estas décadas con los vaivenes económicos y políticos del país?

L.Q. - La historia de Eudeba es la historia de la cultura argentina. Ha tenido tiempos de mucha iluminación e ilustración, y momentos de mucho oscurantismo. La historia de lo sucedido durante la dictadura en Eudeba está contada en Los libros son tuyos. Vení a buscarlos, de Hernán Invernizzi,  nuestra editorial es una de las pocas instituciones que han revisado su propia historia. Desde la primavera democrática la Argentina ha tenido sucesivas crisis económicas -y antes también por supuesto- y, claro, una empresa como Eudeba que depende mucho de sus ingresos por comercialización de libros, de las posibilidades de exportación, de la estabilidad monetaria que favorece el consumo, del crecimiento de la economía que posibilita que más lectores accedan a más libros, se ve perjudicada cada vez que nuestra economía entra en crisis.

LP - ¿Qué incluye el catálogo actualmente en cuanto a las áreas que cubre?

L.Q. - Las disciplinas son muchísimas y las colecciones muy amplias. Desde derecho hasta filosofía, de medicina a física, de economía a ingeniería, en fin… incluso tenemos un catálogo infantil que se basa en dos colecciones: ¿Querés saber?, una serie de libros para chicos en donde explicamos mediante metáforas  temas muy duros de la ciencia como el ADN, las vitaminas, el big bang, la tecnología, etcétera. Y una colección de literatura infantil, Los cuentos del Chiribitil, una colección que en su momento editó el Centro de Editor de América Latina, empresa que creó Spivacov cuando debió renunciar a Eudeba por el golpe de Onganía, y que lo hicimos a modo de homenaje pero también rescatando el objetivo de promover nuevos autores e ilustradores.

LP - Como cuestión anecdótica se cuenta que en tiempos de la dictadura en un secuestro de publicaciones se llevaron el libro “La cuba electrolítica” de una biblioteca creyendo que se trataba del país de Fidel Castro. ¿Se conoce algo similar sucedido en esta empresa?

L.Q. - Hay muchas anécdotas al respecto que si no son ciertas merecerían serlo. También dicen que en esa época se exportaban muchos ejemplares de Introducción a la lógica, de Copi y, en algún momento los clientes reclamaron ¿Por qué nos mandan siempre ejemplares de Copi que nosotros no pedimos? Resultaba ser que los pedidos venían en inglés y decían tanta cantidad de copias -copy- de tal título.

LP - ¿Qué situación atraviesa en la actualidad el emprendimiento en cuanto a producción, ventas y economía?

L.Q. - Editamos unas ciento veinte novedades por año y otras tantas reimpresiones, además de producir contenidos audiovisuales, como la coproducción del programa Capitanes, y ahora Entrenadores, o la producción del programa Diálogos en el depósito.

LP - ¿Cuál es su estructura legal en la actualidad?

L.Q. - Eudeba continúa siendo una Sociedad de Economía Mixta, de la Universidad de Buenos Aires. Tiene un Directorio cuyo Presidente es Gonzalo Alvarez y el Vicepresidente es Gerardo Beltramo. En el Directorio, ad honorem, participan docentes y académicos de las distintas unidades académicas.

LP - ¿Cómo es la distribución del material editado en nuestro país?

L.Q. - Tenemos un sistema de distribución muy profesional. Con quince librerías propias, vendedores que recorren las librerías de Capital y Gran Buenos Aires y clientes en todo el País y en iberoamérica.

LP - ¿Los títulos llegan a otros países?

L.Q. - Como te decía, exportamos, editamos o coeditamos en toda América Latina y España.

LP - En oportunidad del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía el equipo directivo y los empleados de Eudeba dieron a conocer una carta con motivo de sus renuncias. Significó un valioso testimonio de la defensa de los valores democráticos. ¿Qué reflexión les merece recordándolo a la distancia? 

L.Q. - De ejemplaridad. Sin duda ha sido uno de esos actos que marcan límites éticos y que han contribuido a construir el capital simbólico de la editorial.

LP - ¿Con qué proyectos transitan el presente mirando al futuro inmediato?

L.Q. - Continuamos con nuestro programa de Eudeba Digital, procurando estar a la vanguardia de los cambios tecnológicos en nuestro quehacer y buscando siempre más y mejores títulos para construir más y mejores lectores. 

Celebrando las seis décadas

Estamos felices y orgullosos, después de dos años y medio de un arduo trabajo, el mes pasado, inauguramos una nueva librería y la puesta en valor del edificio donde funciona nuestra editorial. Todo esto en el marco de nuestro 60º aniversario. La nueva librería que está emplazada en la misma ubicación de siempre -Rivadavia 1573- frente a la plaza del Congreso, fue renovada a nuevo y ampliado su espacio alcanzando los ciento cuarenta metros. Va a tener una capacidad para cien mil libros aproximadamente y un espacio cultural amplio y multimediático donde vamos llevar a cabo presentaciones de publicaciones, exposiciones temporales, eventos y talleres, entre otras actividades. 

Por su parte, la puesta en valor del edificio vino a dar respuesta a las necesidades actuales de una editorial moderna, flexible y respetuosa del patrimonio edilicio. Para ello, el diseño espacial se focalizó en el respeto, recuperando los materiales y texturas originales. Además de la restauración del local y las oficinas, se desarrolló un proyecto de instalaciones contra incendio, tendido de nueva red eléctrica y de datos, se amplió la capacidad de los núcleos sanitarios, y se pensó en la refuncionalización espacial, que permite mejores condiciones del entorno laboral, como la creación de un área de descanso o back office, un jardín vertical en el patio interno, una isla de edición, salas de reuniones, etcétera. También se adquirió mobiliario nuevo, que incluye el equipamiento de las oficinas y de las diferentes áreas de trabajo: isla de edición, isla central e islas de edición y producción, librería. 

Licenciado Guillermo Halpern, Coordinador de Prensa de Eudeba 

por Raúl Vigini

[email protected]

Te puede interesar