"El aborto será dramático"

Información General 08 de agosto de 2018 Por
FUERTE MENSAJE DEL CARDENAL POLI A LOS SENADORES
BUENOS AIRES, 8 (NA). - El arzobispo de la arquidiócesis de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, pidió ayer a los senadores nacionales que rechacen el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, tras advertir que "el aborto será dramático".
Durante la homilía en el santuario de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers, el primado de la Iglesia Católica Argentina pidió a los legisladores que en la votación de este miércoles "no interrumpan la tradición de legislar para el bien común".
"Hoy vivimos en nuestra Nación serios desafíos. Pero ninguno es tan serio y grave como el que tienen en sus manos los legisladores del honorable Senado de la Argentina. El proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo pone a los indefensos y vulnerables seres humanos que se están gestando en un camino sin salida, excluidos de la legítima defensa, sin juicio ni proceso. Sólo les corresponderá el deber de aceptar morir sin más", expresó durante la tradicional misa por el patrono del trabajo, a quien le pidió que "dé una mano en defensa de la vida por nacer".
Durante su discurso, el referente religioso sostuvo que "en el peregrinar de la vida, tenemos un Evangelio para poner en práctica" y agregó: "Desde este santuario donde el pueblo fiel viene a rezar más por los demás que por uno mismo, donde la solidaridad muestra su rostro, elevamos nuestra oración para que los miembros del Senado no interrumpan la honrosa misión de legislar para el bien común".
Para Poli, "el aborto será dramático" si se aprueba el proyecto y será "un camino sin salida" ya que "se juega la aventura de niños y niñas concebidos que esperan nacer en el vientre de sus madres".
"Legislen con leyes a favor de nuestro pueblo, protegiendo a los más débiles e indefensos, y que esperan participar de nuestra historia. Tienen derecho a participar de una Nación donde nadie sobra, donde todos hacen falta", añadió, dirigiéndose a los senadores.

MILES DE FIELES
Miles de personas se congregaron ayer en el santuario de San Cayetano para pedir "pan y trabajo" en conmemoración del día del santo. "San Cayetano ayudá a la Argentina a caminar para ser un pueblo santo", es el lema que imperaba en uno de los encuentros con más tradición en la grey católica nacional.
El santuario ubicado en Cuzco 150, en el oeste de la Ciudad de Buenos Aires, permaneció abierto desde el primer minuto de la madrugada de este martes y las misas arrancaron a las 11:00, y se celebraban cada dos horas.
La primera misa fue la central, ofrecida por el cardenal Mario Poli, quien pidió "una mano" a San Cayetano para "defender las dos vidas" en medio de una marea de pañuelos celestes y también hubo alguno verde. 
Además, el cardenal llamó a elevar una oración para que "los miembros del Senado de la Nación no interrumpan su vocación de legislar para el bien común".
En tanto, sacerdotes ofrecieron a los peregrinos servicios de bendiciones y confesiones dentro y fuera del santuario, y los servidores ofrecían mate cocido en forma gratuita.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar