Perdónalos porque no saben lo que hacen...

Locales 29 de julio de 2018 Por
Es maravilloso el teatro como manifestación de la cultura, pero todo tiene un límite: el respeto por las creencias que se encuentran arraigadas en lo más profundo del corazón de las personas.
Cuando pienso en Dios, pienso en algo mucho más profundo que la religión, Dios es el principio y fin de todo y la mayoría de las personas creemos en él, cada uno de la manera que lo sienta... pero de diez personas, si preguntamos si creen en Dios, ocho responden "sí creo en Dios", en un ser supremo y es entonces cuando me pregunto…¿se puede relacionar a Dios con esta obra de teatro que ataca directamente la Fe, en una ciudad en donde la mayoría la práctica, se puede atacar a María, que es una figura ecuménica y en la que cree tanta gente más allá de la religión ya que cada convocatoria en nombre de María es multitudinaria a nivel mundial? Y creo que no.
En realidad es maravilloso el teatro como manifestación de la cultura, toda manifestación de arte lo es, pero todo tiene un límite, y el límite es el respeto y más aún, el respeto por las creencias que se encuentran arraigadas en lo más profundo del corazón de las personas. Los que comparten esta manera de “hacer arte”, lo justifican atacando a la Iglesia Católica como censuradora y a mi entender esto va mucho más allá de la Iglesia Católica, ya que muchas otras iglesias, con creencias diferentes se han solidarizado y han compartido con las personas que se sintieron avasalladas en sus creencias.
Es una obra que le falta el respeto a su Santidad, el papa Francisco, con quien pueden estar más o menos de acuerdo, pero lo que no se puede discutir es que es el jefe del Estado Vaticano y es un referente mundial, que ha peregrinado por distintos países realizando una gran obra evangelizadora y es un pastor, al que siguen millones de feligreses.
Con respecto a María, cualquier persona sin ser religiosa, estoy segura que está informada de lo que representa María en el mundo y lo que es para nuestra Fe, es la madre, fiel, silenciosa, obediente y corredentora en la obra de Dios y ponerle el pañuelo verde es un verdadero atropello. Yo ya lo he manifestado abiertamente que defiendo las dos vidas y no comparto la despenalización del aborto, pero no se me ocurriría ni agredir, ni insultar a personas que no piensan como yo, porque para vivir en democracia, debemos coexistir y convivir todos, aceptando la diversidad.
El teatro que provoca, que hace pensar, que desestructura, no es este, creo que este pasó los límites aceptables y contribuyó a dividir más que a unir, en tiempos en donde los que verdaderamente queremos a la Patria debemos buscar la unidad y no provocar el odio. Me asusta a lo que hemos llegado como país. Todos los países que han sufrido catástrofes, guerras, atentados, se han levantado rápidamente, pero trabajando juntos y no tratando de destruir lo que queda. En realidad, si yo como ciudadana tengo que votar…a quién voy a votar? Al que fue destructivo con el gobierno de turno, o al que trató de ayudar, aportando ideas y no haciendo como que aporta, pero en realidad devasta? Sería bueno que piensen un poco los políticos…
He escuchado a concejales hablar sobre este tema y uno de ellos, fue a mí entender deplorable, mezclando temas que no tienen nada que ver y diciendo que hoy no hay libertad de expresión…le pregunto: a usted le parece que no hay libertad de expresión, me parece que vive en un país que no es este. Con respecto a algún otro concejal, me parece que al Intendente no se lo puede acusar por lo que sucedió; como funcionario, confía en las personas que ocupan los roles para este fin, es imposible saber todo de todo, más aún sabiendo la defensa a la vida que siempre ha hecho, como así su religiosidad.
Aparte reitero, no se trata de agredir ni dividir, solo hacerle saber a los que hicieron la obra, que para todo hay un límite y que nadie los descalifica eternamente, pero con esta obra realizaron una ofensa a nuestras creencias. Qué pasaría si algún escritor de teatro atacara en su obra a alguna raza en especial, o a la comunidad gay o a un grupo de mujeres feministas? Seguramente lo tildarían de discriminatorio, le harían una manifestación, lo descalificarían. Es por eso que les digo, el respeto es cosa de ida y vuelta y no que a mí me respeten porque mi arte es provocador, pero el otro no lo puede hacer porque es agresión.
A mí me agredieron por haberme manifestado a favor de las dos vidas a la salida de un supermercado, pero yo no respondí igual, porque no creo en la violencia, aunque esta sea verbal, como lenguaje habitual. Para mí la violencia es totalmente inaceptable, porque divide, resta, destruye. El silencio es la mejor respuesta a los ignorantes, a los agresivos, a los no pensantes.
Dios es lo primero en mi escala de valores, porque gracias a él siento protección para mí, para mi familia, mis amigos. No sabría vivir siendo una persona sin Fe…la Fe en Dios y el amor como modo de vida, me impulsa a servir, a hacer, a ayudar y a no pensar nunca en destruir ni dejarme abatir por el dolor.
Los que creemos en Dios merecemos respeto y el derecho a que no avasallen a nuestros símbolos, a nuestros referentes.
Dios pudo ser una obra que nos haga pensar a los cristianos y nos interpele, pero no que nos agreda tan tristemente.
Dios es el alfa y la omega…Así lo siento. Y si el mismo Jesús dijo: Dios perdónalos porque no saben lo que hacen…quiénes somos nosotros para no hacerlo?

Te puede interesar