Palpitando la gran final entre Francia y Croacia

Deportes 14 de julio de 2018 Por
Leer mas ...
FOTOS AFP FRANCESES. Los atacantes Antoine Griezmann (7) y Kyllian Mbappe (10).  IVAN RAKITIC. Dinámico volante de Croacia.
FOTOS AFP FRANCESES. Los atacantes Antoine Griezmann (7) y Kyllian Mbappe (10). IVAN RAKITIC. Dinámico volante de Croacia.
Francia y Croacia le coquetean al mundo buscando afectos con sus cotizadas figuras pensando en la final de Rusia 2018 del próximo domingo, que se iniciará a las 12:00 (hora argentina) en el imponente Estadio Luzhniki de Moscú.
Mbappé, Griezmann, Pogba, Kanté. Los Bleus de Didier Deschamps pretenden seducir a los aficionados con un equipo plagado de estrellas de la élite del fútbol, que se ha trazado el objetivo de conquistar su segunda Copa del Mundo 20 años después de coronarse como anfitrión.
Modric, Rakitic y Mandzukic. Los ajedrezados son la respuesta a un fútbol que se cansó de los mismos de siempre, que pide a gritos una revolución en la cumbre, y los hombres de Zlatko Dalic, terceros en Francia 1998, han dado muestras que van por el camino correcto.
Francia ganó el Grupo C con victorias ante Australia (2 a 1) y Perú (1 a 0), mientras que ante Dinamarca se permitió un empate (0 a 0).
Maravilló al mundo con su espectacular triunfo ante Argentina en los octavos de final (4 a 3) y ante Uruguay (2 a 0), en cuartos, se dio un pequeño paseo por el parque.
Bélgica, una de las sensaciones de la Copa y que con su victoria ante Brasil (2 a 1) en los cuartos reforzó la posibilidad de meterse entre los finalistas, apenas sacudió a los franceses en las semifinales y cayó 1 a 0.
"No es poco dos finales en dos años. El deporte nos da el poder de dar felicidad a la gente, de compartir esto con los hinchas franceses. Ahora no nos damos cuenta. Vamos a hacer lo posible para que todavía haya más felicidad", prometió Deschamps.
Por su parte, los balcánicos dominaron el Grupo D con tres sólidas victorias ante Nigeria (2 a 0), Argentina (3 a 0) e Islandia (2 a 1).
Dinamarca (3-2) y Rusia (4-3) fueron sus víctimas por penales en los octavos y los cuartos luego de empates 1 a 1 y 2 a 2 en 120 minutos, respectivamente.
Inglaterra, el inventor del fútbol que anhelaba romper la maldición de 52 años sin coronarse campeón, fue la última víctima de los croatas en las semifinales, un 2 a 1 en el tiempo extra que premió su coraje y determinación para no morir.
"Nos ganamos un hueco en los libros de historia como el país más pequeño, junto con Uruguay, en acceder a una final, y si tienes en cuenta la infraestructura que tenemos, somos un milagro", afirmó orgulloso el entrenador de los croatas, Zlatko Dalic.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar