"Si el Municipio nos cierra una puerta, que al menos nos abran una ventana"

Locales 09 de julio de 2018 Por
HUGO JUNCOS, LAVACOCHES
FOTO RADIO GALENA. DE FRENTE./ Hugo dice que si prohiben la actividad, que le habiliten otra, como lavar móviles municipales, mantener plazas o formar cooperativas.
FOTO RADIO GALENA. DE FRENTE./ Hugo dice que si prohiben la actividad, que le habiliten otra, como lavar móviles municipales, mantener plazas o formar cooperativas.
El frío hiere las manos. Para la mayoría de nosotros, se va cuando llegamos a nuestro lugar de trabajo. Para Hugo Juncos, esto no es posible: su laburo es lavar coches. "Ya están curtidas", dice, con una amable sonrisa, cuando llega al estudio de Radio Galena. La nota se hizo hace una semana, cuando el termómetro marcaba 4 °. "Tampoco podés usar guantes, porque no te permiten estrujar la rejilla. Es a cuero crudo", se sinceró. 
Hasta ahora, se habían escuchado las voces de funcionarios del Ejecutivo, concejales, empresarios, comerciantes... pero luego de la decisión del Concejo Municipal de no avalar la creación de un registro para las personas que lavan coches, era lógico escuchar qué era lo que pensaban. O, al menos, lo que piensa uno de ellos. 
Hugo tiene 39 años y dos hijos: uno con discapacidad y una nena que va a la Vecchioli, en 1° año . Trabaja desde hace 27 años frente a la Recova: "yo trabajé también en otros lugares, pero todo era eventual y dejaba medio tiempo con esto. Después, todo me fue empujando a quedar solamente con esto".
"Estoy desde las 8 hasta las 12, 1 o 2. Dependo del momento en que llega la gente a buscar el auto: ellos te lo dejan, pero no te dicen cuando vuelven. Entonces, te tenés que quedar. Mucho más si te dejan una llave para limpiarlo adentro. Hay que ser responsable. Y por la tarde, hay algunas personas que me piden que vaya a su domicilio para lavarlo. Yo no tengo horario para eso", comenta. 
¿Hay una mala relación entre los lavacoches y los comerciantes? "Yo le he lavado el auto a gente que tiene comercio y tengo una buena relación con ellos. No sé en qué le podemos molestar a ellos. Gente que vende ropa, zapatillas, indumentaria... nosotros no competimos con ellos, damos otro servicio. Sí puede perjudicar el lavacoches que está tomado, que molesta a la gente. Pero eso lo tiene que ver la GUR. Hace rato que están en la plaza", respondió Hugo, quien reconoció que luego de esta presencia, "se lava tranquilo ahora". Y recordó que, durante la sesión del Concejo (él estuvo presente) "Hugo Menossi se preguntó que pasaba con el lavacoches bueno cuando el lavacoches malo lo molesta. Tiene razón. Hay gente que va a buscar un pedazo de pan para sus hijos y viene otro que sufre abstinencia y lo molesta. Y da mala imagen al lavacoches bueno. Yo he tenido conflicto con algunos porque les dije que no podían andar así. Tampoco era hacer un registro y 'arréglense entre ustedes´. Porque cuando cae la GUR, no importa si sos bueno o malo. Un registro es un permiso y es mucha responsabilidad también. No se lo podés dar a aquel que va a pensar que puede hacer cualquier cosa porque cuenta con eso. El permiso está bueno para el lavacoches bueno. Que la gente que te contrate sepa cómo te llamás", dijo. En síntesis: un registro, pero con controles permanentes. "No es mucho, pero era empezar con algo", sumó. 
La primera impresión es la que cuenta, reza el dicho. ¿Qué cree Hugo que piensa la gente cuando él se acerca a pedir trabajo? "Muchos lo toman bien y entienden que uno ofrece un servicio. Pero también sentís rechazo. La semana pasada, había un señor que venía en una silla de ruedas y no podía pasar por la senda peatonal. Yo dejé de lavar el auto y me acerqué para ayudar. La señora que lo llevaba me dijo 'no, no me vengas a robar, no ves que llevo a alguien en silla de ruedas'. No, señora, vengo a ayudar. Sentís que la primera sensación es de rechazo y que siente que la vas a robar. Es cierto que hay mucha inseguridad. Pero no es todo así". "Si tuviéramos un registro, una habilitación, estaríamos identificados y eso no pasaría", dijo Hugo y agregó: "si tuviéramos una pechera, podríamos colaborar con el cruce de peatones si no hay alguien de Seguridad Vial. Podríamos dar una mano en otros aspectos". 
"Yo conozco 18 chicos que lavan autos. Son buenos pibes, porque quieren lavar para mantener a su familia. No conozco a los que están en Avenida Santa Fe", dijo y reconoció que en los últimos tiempos la cantidad de chicos creció. Mucho. "Cuando nos habían censado creo que éramos 46. Ahora creo que llegamos a 80. Muchos encontraron en esto una salida laboral", estimó. 
"Con los lavacoches se pueden hacer muchas cosas buenas. Cuando estaba por salir la ordenanza de la Zona de Estacionamiento Controlado, siempre pregunté por qué no nos capacitaron para controlar, como los chicos de la UTN, a los que les pagan. Hay compañeros que no terminaron la secundaria, otros que no saben leer y escribir", agregó. 
Muchas veces se habló de crear una cooperativa. "Lo estuvimos hablando con los compañeros de la plaza, sobre todo, los que tenemos familia. Porque sabemos que en cualquier momento sale una ordenanza que prohíba que lavemos los autos", dijo. 
¿Hay territorios para determinados lavacoches? "Es verdad, pasa en la realidad", dijo Hugo y agregó: "siempre hay un código: si hay un chico que hace años que está ahí, no lo voy a ir a molestar, porque es su zona de laburo. Lo mismo pasa con los vendedores ambulantes. Es verdad que rompen las canillas públicas. Nos sueldan las canillas. Me parecería lógico que nos dejen una sola canilla para que de ahí podamos sacar agua todos". 
Hugo debe lavar 4 o 5 autos por día para poder subsistir. Y admitió que es competencia desleal para los lavaderos. "Lamentablemente, sí. Pagan la luz, el agua. Es desleal, porque ellos tienen un precio y nosotros tenemos otro. Pero como está la mano, no nos queda otra", dijo.
"Quisiera que si nos cierran esta fuente de trabajo, que nos den otra. Si el Municipio nos cierra la puerta, que al menos, nos abra una ventana, para no quedarnos ahogados. Nosotros podríamos ofrecer nuestros servicios al Municipio: lavar los coches de la GUR, los Minibuses...  formar cooperativa y arreglar veredas... mantenimiento de plazas. Hay tantas cosas que podemos hacer. No digo que nos tienen que dar laburo, pero son ellos los que nos quieren sacar el que tenemos", cerró Hugo. 

Te puede interesar