La escuela, el lugar donde nace el amor a la Patria

SUPLEMENTO ESPECIAL 09 de julio de 2018 Por
Con lo que los maestros enseñan en el aula sobre la Revolución de Mayo o la Declaración de la Independencia, comienza esa relación entre los chicos y la Patria.
Ver galería FOTO BIBLIOTECA ESC. RIVADAVIA FOTO  ACTO ESCOLAR. Los abanderados en el fondo, los bailarines en primer plano en el salón de actos de la Escuela Rivadavia, el viernes.
1 / 2 - FOTO BIBLIOTECA ESC. RIVADAVIA FOTO ACTO ESCOLAR. Los abanderados en el fondo, los bailarines en primer plano en el salón de actos de la Escuela Rivadavia, el viernes.
El sentimiento patriótico se enseña, quizás, en el seno de cada familia pero nadie puede dudar que recibe un gran impulso en el ámbito escolar, desde el Jardín hasta la Escuela Primaria y la Secundaria. Las escuelas se transforman en la Semana de Mayo, en el homenaje a Manuel Belgrano por la creación de la Bandera nacional o durante el 9 de Julio cuando se recuerda lo que sucedió en Tucumán en 1816. 
La escarapela se aprende a usar cuando la maestra nos dice quién la creó y porque se debe colocar sobre nuestro corazón. Desde el plano simbólico, un gran mensaje sobre la patria y la argentinidad. Al mismo tiempo, en el aula aprendemos qué fue la Revolución de Mayo y por qué, en qué contexto. Y luego avanzamos en ese proceso de comprensión de lo que es formatear un país, una nación: al giro brusco del 25 de Mayo de 1810 le siguió el 9 de Julio de 1816 cuando los representantes de las provincias se movilizaron hasta la capital tucumana para debatir y finalmente declarar la Independencia. ¡Oíd, mortales!, el grito sagrado: ¡libertad!, ¡libertad!, ¡libertad! Oíd el ruido de rotas cadenas" como dice nuestro Himno nacional que fue concebido entre ambas fechas fundacionales de lo que hoy es la Argentina. 
Lo concreto es que la escuela es la cuna de la argentinidad, donde aprendemos a querer a la Patria. Las maestras cumplen un rol clave y los actos escolares es poner en común, en el salón principal de cada establecimiento educativo, ese sentimiento de pertenencia a una tierra, a una manera de ser y de vivir. 
Con el inicio de las vacaciones de invierno, las escuelas rafaelinas y de toda la Provincia llevaron a cabo los actos por el Día de la Independencia el viernes pasado. Como la Escuela Nº 475 "Bernardino Rivadavia" de Rafaela, que como siempre repite el acto en el turno mañana y en el de la tarde. Esta vez fueron las "seño" Alicia y Milena junto a los grados 2º y 5º A del turno mañana quienes tuvieron la responsabilidad de organizar las actividades y recrear la gesta de julio que hoy cumple 202 añitos. 
Así los pequeños alumnos lucen vestimentas especiales que recuerdan a aquellos patrióticos, bailes típicos y un mensaje sobre la decisión independentista de los representantes de las provincias unidas configuran la puesta en escena escolar. Y los papás y abuelos emocionados porque los chicos actúan, con orgullo, en el acto del 9 de Julio. 
De todos modos, no se puede negar que el deporte realiza, en estos días, su aporte en eso del sentir patriótico. Las competencias de las selecciones nacionales de distintas disciplinas despiertan y regeneran ese amor a la Patria. Y en un país que respira fútbol como la Argentina, el Mundial acelera las pasiones por los colores celeste y blanco, por nuestra Bandera nacional que Belgrano nos legó. 
Alguna vez un docente cubano escribió un ensayo sobre las estrategias de la educación para sembrar el valor "amor a la Naturaleza de la Patria" en alumnos de 6º grado de una escuela rural y de montaña. Y concluyó que "la adecuada relación escuela, familia, comunidad contribuye de una manera efectiva a la educación del valor amor a la naturaleza de la Patria" y que "toca a la escuela en general y al maestro en particular la responsabilidad de aunar los esfuerzos y buscar el apoyo en uno u otro agente social, según sea el caso, para cumplir de manera exitosa con esa tarea".



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar