Mucha sensibilidad

Locales 08 de julio de 2018 Por
Leer mas ...
Cuando se detecta una "familia vulnerable" hay que tener un tacto muy agudo para que los integrantes puedan abrirse y contar lo que pasa. Al principio, como suele pasar, nadie quiere contar nada simplemente por miedo. La vergüenza aparece detrás y otras sensaciones que reprimen a la persona con problemas. 
"Es fácil lograr que cuenten lo que les pasa cuando uno llega desde el valor humano. Cuando uno puede trabajar armónicamente o en conjunto. Tratamos de encontrar una excusa positiva para poder entrar en confianza y saber cuáles son los principales problemas. Temas como la salud o la educación son primarios, como para llegar a otros puntos donde ellos puedan abrirse. Trabajamos en red, y buscando los lazos positivos, los negativos y las cosas que creemos que se puedan modificar", dijo Vimo y agregó: "cuando una familia te viene a pedir algo, por lo general, no pide solo alimentos o un par de zapatillas. Uno puede dar un bolsón de comida y nada más, o bien puede hacerlo y ayudarte a resolver problemas más profundos, que ayuden sobre todo a crecer bien a los chicos de la familia", finalizó. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar