Otra frustración americana

MUNDIAL 2018 04 de julio de 2018 Por
MUNDIAL 2018
FOTO NA TRISTEZA./ José Pekerman observa como Rashford consuela a Uribe.
FOTO NA TRISTEZA./ José Pekerman observa como Rashford consuela a Uribe.
(Periodista acreditado por LA OPINION en el Mundial Rusia 2018). - La Selección Colombia cayó en definición por penales ante Inglaterra y con ello, en pocas horas, se sumó en estas instancias de octavos de final, a Argentina y Méjico, que tampoco pudieron superar a sus rivales en los primeros cruces eliminatorios.
La imagen de José Pekerman quebrado en llanto después que Ospina le detuvo el penal a Henderson, fue una postal de la tensa definición en la fría noche de Moscú. El ex entrenador del combinado albiceleste en el Mundial de Alemania 2006, consolado en este caso por sus asistente principal Néstor Lorenzo, seguramente sintió, que esa acción del arquero del Arsenal y figura de los Cafeteros, iniciaba el camino de la victoria pero, después, todo se revirtió y los británicos, cerraron mejor esa serie y aquel presagio del veterano técnico argentino, se convirtió en una desilusión profunda, con los números sobre la mesa.
Una vez más, Pekerman se iba de un torneo de este tipo por esa vía; recordemos que en Berlín, luego de una batalla inolvidable con los anfitriones, ese veredicto, no favoreció al equipo nacional y debió volverse en aquel momento, en cuartos de final.
Es probable que Pekerman cierre su campaña comandando a los tricolores, es el 2do mundial consecutivo y los resultados, según las expectativas de la mayoría, estuvieron por debajo de lo esperado. Un atenuante, de los que nunca faltan para argumentar estas caídas, ha sido la falta de su jugador más valioso justo en este cruce frente a los ingleses, James Rodríguez, volante del Bayer Munich, sufrió una lesión muscular que le impidió alistarse y vio el partido desde la platea del estadio del Spartak, un dato mayor, ya que Juan Quintero, jugador de River, no logró suplirlo en calidad de juego e influencia y por lo tanto, el potencial ofensivo quedó solo en la gestión solitaria de Radamel Falcao y esto le quita presencia y profundidad en los últimos metros.
Colombia también dejó el Mundial y ahora, nuestro continente quedo representado en dos históricos que prometen dar una dura batalla en los cruces siguientes. Brasil que no tuvo piedad de Méjico y Uruguay, que despachó al último campeón europeo Portugal, con Cristiano Ronaldo incluido; ambos asumirán esa representación frente a una supremacía de seleccionados europeos; 6 de los 8 finalistas, son equipos del viejo continente con diversidad de antecedentes en mundiales, destacándose en general, por no haber llegado casi nunca a definir los torneos, excepción de Inglaterra y Francia que ya saben lo que significa levantar la Copa del Mundo.
Nos vamos del estadio del Spartak algo vacíos, no nos remitirá a buenos recuerdos cuando escuchemos su nombre, aquí Argentina trastabilló en el debut ante Islandia, condicionándose evidentemente para el futuro y los colombianos, padecieron sobre el final, una eliminación tan dolorosa como justa desde lo deportivo, ya que, sus fundamentos, no fueron consistentes y cerraron una participación mediocre.
El viernes en Nizhny Novgorod, Uruguay se va a cruzar con Francia y allí estaremos para seguir con esta serie de capítulos finales de un mundial que sigue repartiendo sorpresas y desilusiones, acaso, como una característica novedosa, que parece haber llegado para quedarse, con este tipo de formatos de disputa.

Te puede interesar