Croacia, también a penales

Deportes 02 de julio de 2018 Por
DE LA MANO DE SUBASIC
FOTO NA FESTEJO. Los jugadores croatas abrazan a su arquero, la gran figura ante los daneses.
FOTO NA FESTEJO. Los jugadores croatas abrazan a su arquero, la gran figura ante los daneses.
Con un monumental Danijel Subasic, que atajó tres penales, Croacia venció este domingo a Dinamarca en definición por 3-2 en la tanda desde los doce pasos y jugará contra Rusia en cuartos de final del Mundial de Rusia-2018. El partido y la prórroga del cruce de octavos habían quedado igualados 1-1 con goles de Mathias Jorgensen para Dinamarca al minuto de juego y Mario Mandzukic para Croacia tres minutos más tarde. Y en los penales apareció un soberbio Subasic para atajar tres tiros a los daneses, e Iván Rakitic se encargó de darle la victoria a Croacia en el quinto remate de los suyos. Para los croatas, además de Rakitic, marcaron Luka Modric y Andrej Kramaric. Por los daneses los únicos dos que tocaron red fueron Simon Kjaer y Michael Krohn-Dehli. Un 3-2 de gloria para la nueva generación dorada de una Croacia que pretende igualar o superar el tercer puesto que consiguió en la Copa de 1998.
Parecía que ninguno de los dos equipos quería ganarlo. El tiempo extra fue una continuación de la tónica del partido en la primera mitad, escasas emociones frente a los arcos. Modric y Christian Eriksen lejos de dar el espectáculo que el técnico de Dinamarca, Age Hareide, anticipó. Pero en los minutos finales de la media hora extra se encendió Croacia. Un pase entre lineas de Modric y Ante Rebic que se mete en el área con balón dominado, Mathías Jorgensen lo baja y el arbitro argentino Nestor Pitana, de buena labor, cobra penal. Modric frente al balón y la historia, pero remata débil y el arquero Kasper Schmeichel -la otra gran figura del partido y uno de los mejores arqueros del Mundial- se tira al lugar justo y frena el grito de gol de toda Croacia. Drama en Nizhni Nóvgorod y los penales como única opción de desempatar un duelo que tuvo el triunfo en los pies de Modric, pero el que nunca duda ...falló.
El inicio fue de infarto, con dos goles en cuatro minutos puso las expectativas por el cielo, pero ni los hombres de Zlatkko Dalic ni los del noruego Hareide dieron la talla. Dinamarca pegó primero: la defensa croata fue un mar de equivocaciones y Mathías Jorgensen aprovechó para filtrar un balón entre la defensa y el golero Danijel Subasic, anotando la apertura del marcador al minuto de juego. Tres minutos después, la que se durmió fue la defensa danesa que, tras un desafortunado rechace, dejó sólo a Mario Mandzukic en el área para que este anotara el empate, 1-1, a la media vuelta. A partir de allí, Croacia tuvo el balón, pero con escasa profundidad. Modric estuvo movedizo pero lejos de su mejor nivel, y en los daneses Eriksen transitó sin pena ni gloria El resto del partido entregó más de lo mismo, pases intrascendentes y pocas emociones en los arcos. Ambos equipos parecían empecinados en terminar empatados y lo consiguieron. Pero al final para los croatas poco importó su juego deslucido. Su arquero salvó la noche y ya están entre los mejores ocho del Mundial de Rusia. Para la historia quedará el rugir del estadio de Nizhni Nóvgorod cuando Modric se acercaba a rematar su segundo penal, tras fallar en el complementario. Durante el partido, la falta de acción en el campo despertó en las tribunas el canto de hinchas argentinos que, optimistas, habían aventuraron que Argentina iba a jugar octavos como primera de grupo, en lugar de Croacia. En la cancha, Croacia lloró una victoria con lo justo que la deja en carrera en el Mundial. En la siguiente fase los espera un anfitrión que es la sorpresa del torneo y que este domingo se sacudió, también por penales, de la siempre peligrosa España.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar