El duro regreso a casa de los hinchas

MUNDIAL 2018 01 de julio de 2018 Por
Leer mas ...
FOTO NA CARAS QUE DICEN TODO./ Decepción e incredulidad en los rostros de los hinchas argentinos en Kazán.
FOTO NA CARAS QUE DICEN TODO./ Decepción e incredulidad en los rostros de los hinchas argentinos en Kazán.
KAZAN, 1 (Especial para NA). - Los hinchas argentinos llegaron al estadio Arena Kazán con toda la ilusión, luego que muchos de ellos debieron hacer un periplo extremadamente largo y por momentos complicado para llegar, porque las rutas en el interior de Rusia no son tan seguras, y se fueron con una gran desilusión.
Banderas de Cipoletti, Santa Rosa, Lomas de Zamora y otros puntos del país fueron las que se vieron en las inmediaciones del estadio, en una jornada extremadamente calurosa para el verano europeo, con temperatura de 28 grados y una sensación térmica superior a los 30.
El apellido Messi se reflejó en miles de camisetas argentinas, ya que los albicelestes coparon el moderno estadio ubicado en la República de Tatarstán, y los franceses fueron apenas lunares azules en las gradas. "Que de la mano de Leo Messi...", resonó con fuerza a poco de comenzar el partido, y las ilusiones, para con los dirigidos por Jorge Sampaoli tenían sustento.
Pero el gol de Antoine Griezmann acalló por momentos el cantar argentino que fue una explosión con el zapatazo de Angel Di María, casi al filo del final del primer tiempo.
El descanso no fue tal para los argentinos, que cantaron y revolearon remeras y camisetas -algunos ya se habían quedado con el torso desnudo debido al intenso calor- pensando en una recuperación. El gol de Gabriel Mercado volvió a hacer saltar a los albicelestes y el estadio de Kazan empezó a hervir por el calor y el fervor argentino.
Sin embargo, Benjamin Pavard y Kylian Mbappé volvieron a sumir a los argentinos en un cono de sombras y fueron los franceses que al ritmo de La Marsellesa se hicieron presentes, pero no por mucho tiempo. El gol de Agüero trajo un poco de ánimo -postrero, pero ánimo al fin- y hasta en la última pelota que llevó Javier Mascherano, antes de darle el pase a Lionel Messi, el público pedía que tire el balón al área.
El "uuuuuhhhh" final cuando el centro de Maximiliano Meza que no pudieron conectar sus compañeros marcó el final de la ilusión y el inicio de la desesperanza. Sin embargo, el público tuvo tiempo de despedir a los jugadores con algún cántico aislado que recibió la retribución, en forma de aplausos, de ellos. Las lágrimas ya habían inundado los rostros de los hinchas albicelestes, que iniciarán ahora el duro regreso a casa.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar