Evocando la carneada

Región 30 de junio de 2018 Por
PLAZA CLUCELLAS
FOTO ARCHIVO// EMBUTIDOS./ Elaborados tras la tradicional carneada.
FOTO ARCHIVO// EMBUTIDOS./ Elaborados tras la tradicional carneada.
PLAZA CLUCELLAS (Por Darío Bonino). - Cuando era chico vivía en el campo, de abuelos casi italianos. Así lo canta León Gieco y es la canción que estoy escuchando y me invita a la inspiración.
Promediaba la mañana de un Domingo de invierno recién iniciado y mientras acompañaba a mi amigo Carlitos Badino en su camioneta disfrutando de una mañana plena de sol, contemplaba en el corto viaje cómo la helada había permitido que vivamos una jornada especial.
No fue difícil encontrar la casa de campo ya que la realidad actual hace que haya pocas viviendas habitadas. Y mientras nos acercábamos al lugar de referencia casi a la vera de la ruta provincial 13, un puñado de autos y el humo característico delataba el motivo de nuestro viaje.
En lo de Fulgencio Cuevas, campo Pairetti, zona rural de Colonia Eustolia estaban de carneada!
Cordialmente recibidos por el anfitrión ya nos hacían saber que la labor iniciada el día anterior estaba por culminar. No obstante veíamos embutir los últimos salames de los buenos mientras éramos convidados de riquísimas empanadas y buen vino tino para acompañar.
Así que no perdí tiempo y comencé a entrevistar a los protagonistas provenientes de María Juana, Estación Clucellas, Zenón Pereyra. Mi amigo que venía de San Francisco y yo de Clucellas.
Con mucha tranquilidad y sabiduría iban relatando la tarea que los había convocado entre dichos, detalles y cargadas, siempre con respeto y facilitadas por la amistad reinante.
Mientras los escuchaba me acordaba que por lo menos 25 años atrás había vivido similares experiencias en campos y pueblos como en Susana de Rogelio Peretto o Clucellas de María Kumer y Pocho Torreano, o en lo de los tíos Camperi de Vila por citar algunas.
Y después vendría el suculento almuerzo con tablones que armamos al lado del galpón en el medio del patio, donde no faltaba nada, especialmente lo producido solo horas antes.
Y eso me motivó al día siguiente a preguntar en mi programa de radio qué experiencia similar recordaban los oyentes ?
Y no dudaron en llamar... Mario Rikert de San Antonio-Castellanos, y de Clucellas Isabel Eberhardt, Silvia Muller y Marta Trossero.
Cada uno la vivió a su manera pero pude enterarme que en ellos estaba el recuerdo imborrable de algún familiar que ya no está.
Y la carneada es un poco eso... La reunión familiar o entre amigos, el devolverse la visita y la gauchada entre vecinos de campo o de pueblo. Todo sea para trabajar, estar juntos, aprovisionar comida de la buena para el futuro incierto de cómo vendrá el año.
Es un tiempo y una época que quién sabe si volverá, pero de lo que estamos seguros inolvidable para quienes la hemos vivido y augurando que pueda repetirse al menos una vez al año...
La carneada como hacían los nonnos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar