Mundial Rusia 2018: diseño y tecnología en los estadios

Hábitat 18 de junio de 2018 Por
Cada cuatro años esta competencia mundial de fútbol nos deleita con grandes maravillas arquitectónicas en cuanto a sus estadios y dependencias deportivas, como también sobre las últimas innovaciones en cuestiones de tecnología, transporte y comunicación. Conocé el estadio más sustentable y el más raro, en esta tercera edición especial del suplemento Hábitat:  Estadios del Mundial 2018.
1313

Particularmente, para este 2018 y luego de reiteradas críticas hacia la FIFA por las consecuencias de construir enormes recintos deportivos pensados para solo un acontecimiento, sin tener en cuenta el gran impacto social, económico y medioambiental, el máximo organismo del fútbol mundial decidió corregir su política, lanzando en 2013 un plan de sostenibilidad en la construcción de estadios mundialistas. De esta manera estableció una estrategia de sostenibilidad que contempla que los 12 espacios deportivos de Rusia 2018 cumplan con las regulaciones, normativa internacional verde o BREEAM y el sello LEED, que se otorga sólo a los edificios calificados como sostenibles. Para alcanzar la meta, el Comité Organizador Local (Col) de Rusia lleva desde 2015 realizando talleres sobre la aplicación de normas de construcción ecológica.

Pero, así como abordamos la sustentabilidad en la arquitectura mundialista, también te podemos señalar las más destacadas rarezas a la hora de construir estos emblemas deportivos. Es el caso del denominado estadio, más extraño del mundial de Rusia 2018, el Ekaterimburgo Arena, que adoptó una grada por fuera del recinto para ampliar la capacidad.

Conocé, entonces, los dos destacados, el más sustentable y el más raro, en esta tercera edición especial del suplemento Hábitat:  Estadios del Mundial 2018.

 El Rostov Arena: lo amigable del mundial

El Rostov Arena fue edificado específicamente para este campeonato. Se ubica a la orilla del Río Don y por medio de la aplicación de materiales ecológicos y otras estrategias diseñadas por el Estudio Populous (firma encargada de la construcción de complejos como el nuevo Estadio de Wembley, el Emirates Stadium o el nuevo estadio de los Yankees en Nueva York), se estima que la reducción de energía para el funcionamiento del recinto disminuirá hasta en un 70%.

La peculiar forma del tejado imita las curvas que describe en su camino el río y la fachada armoniza con el paisaje de la ciudad. Además, las diversas alturas de las gradas permitirán a los asistentes disfrutar tanto de lo que ocurra en el campo, como de las combinaciones de colores que se formen en el cielo.

Con capacidad para 45.000 aficionados, la construcción permite el paso de la luz natural a través de la cortina blanca que lo rodea, favoreciendo también la ventilación del recinto, pero sin descuidar la protección de los asistentes frente a la lluvia o el frío.

El Rostov Stadium será además el núcleo de un proyecto de ciudad sostenible que, tras el Mundial, se construirá a su alrededor.

La joya del mundial con sesgos sustentables

Precisamente el Spartak Stadium cuenta con un sistema único de gestión que regula de forma eficiente la distribución de energía hacia diferentes servicios (calefacción, enfriadoras, iluminación, suministros, etc.), de modo que permite alcanzar un ahorro en el consumo de entre un 20 y un 70%. Además, dispone de lámparas LED en las zonas de servicios y oficinas, posibilitando la reducción del consumo de energía eléctrica en un 90%, si se compara con las lámparas incandescentes. Por último, implementarán un sistema de separación en la recolección de residuos.

dji_0333
Rostov Arena


Para las áreas verdes, se plantaron 1.050 árboles y quedó un espacio de 15.700 m2 de ubicación de jardines; con esta iniciativa se reduce un 70 por ciento la energía que se necesita para la operación de los estadios. por otro lado, la pelota de este mundial es el Telstar 18, hecho con materiales ecoamigables y un envoltorio de materiales reciclables.


El Ekaterimburgo Arena, el más extraños de todos los estadios

El Ekaterimburgo Arena es el estadio más oriental de la Copa del Mundo 2018 fue construido en 1953, en el lugar del estadio Tsentralny, con casi 60 años de historia.

Este escenario deportivo fue remodelado en varias oportunidades, la última para incrementar su capacidad de 27 a 35 mil espectadores de cara al mundial de Rusia 2018. La remodelación fue a través de la incorporación de una tribuna externa a la estructura principal.

Dada la importancia histórica del estadio, los arquitectos no quisieron irrumpir en semejante patrimonio arquitectónico y por eso recurrieron a esta insólita, pero practica solución que aporta un toque original nunca antes visto en otra cancha.

Junto al Baltic Arena, de Kaliningrado, el Ekaterimburgo Arena son los dos estadios más pequeños que serán sede en el Mundial Rusia 2018.

Según descripciones de los partidos de ensayo que se han disputado aquí, el sentarse en la hilera más alta produce vértigo. Luego del torneo, las gradas serán retiradas y el aforo se reducirá de 35.000 a 25.000 espectadores.

En la Copa del Mundo, será sede de los partidos entre Egipto-Uruguay, Francia-Perú, Japón-Senegal y México-Suecia.

image5a2016efbe99d

CAPSF

Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe
Distrito 5

Te puede interesar