Intentaron estafar a abuela con el "cajero"

Policiales 14 de junio de 2018 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NO IR A LOS CAJEROS. No se deben aceptar "regalos" de desconocidos.
FOTO ARCHIVO NO IR A LOS CAJEROS. No se deben aceptar "regalos" de desconocidos.
La necesidad de recibir mayor remuneración, el resarcimiento que significa la Reparación Histórica, son condimentos que hacen que a veces no se esté alerta ante una maniobra de estafa.
Así le ocurrió a una vecina de esta ciudad, llamada Stella Maris Zlauvinen de Sidades, quien visitó esta Redacción para dar a conocer el suceso por ella vivido y alertar a otros vecinos.

EN PRIMERA
PERSONA

De acuerdo a lo relatado por Stella Maris Zlauvinen de Sidades a una cronista de esta Redacción, el hecho sucedió tal como se describe a continuación.
"El lunes a las 15:30, recibí un llamado telefónico del número +541132739256 y del +541157195141, de parte de un supuesto abogado llamado Andrés Arte, matrícula 0/0031, diciéndome que me llamaban desde ANSeS por la Reparación Histórica, para la que había sido seleccionada", anticipó.
"Lo que tenía que hacer -continuó- era ir al cajero, poner un número, y que yo iba a recibir al instante $ 50.000, y luego desde agosto $ 130.000 en cuotas de 10 y 12.000 pesos".
Stella Maris hizo lo que no se debe hacer, aceptando la propuesta, "Fui al cajero -relató-, y desde la comunicación telefónica me hicieron manejar el cajero -no soy muy ducha yo, lo uso exclusivamente para retirar mi dinero-, me hizo poner todos los números -recuerdo solamente que el último era el 5-, y cuando saco el ticket me encuentro con que solicité un crédito de $ 15.000. Luego me dice 'ahora le voy a dar 22 números para que ingrese', y ahí me di cuenta que era un CBU, corté la comunicación y apagué el teléfono. Fui a mi casa y hablé con mi esposo y mi hijo, y ellos me dijeron que querían sacarme $ 15.000".
Siguiendo con el mal trago vivido repasó: "A todo esto siguieron insistiendo [por teléfono], desde las 15:30  hasta las 21. Llamé a la policía y a los cinco minutos estaban las sumariantes Roldán y Cociol tomándome nota de lo que había pasado y me pidieron que vaya a la policía. Allí me atendió el comisario Avila -le narré los sucesos- y el me dijo que 'este es un nuevo método de estafa, hasta ahora es la única denuncia que tenemos'".
Amargada por haber sido víctima de un intento de estafa, nuestra vecina enfatizó: "Lo que yo quiero advertir especialmente a los jubilados, a los abuelos, que no tengan miedo de hacer la denuncia, ya que la policía me atendió espectacularmente bien, incluso me enseñaron cómo manejarnos cuando nos pasan este tipo de cosas".
"Esta mañana -por el martes- fui al banco Macro, donde también me atendieron muy bien, y automáticamente me anularon el crédito".
"¿Por qué yo vengo al diario?", se preguntó nuestra visitante: "Tengo la denuncia en la policía -dijo-, el papel del banco, y quiero pedirle a los jubilados que no atiendan teléfonos de Buenos Aires, menos números privados, que no vayan a hacer la estupidez que hice yo, de ir hasta el cajero", finalizó haciendo una autocrítica que es muy útil para quien reciba este tipo de 'ofrecimientos'.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar