Fallecimiento de Homero Ingaramo

Deportes 12 de junio de 2018 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO HOMERO INGARAMO. Fue presidente de Atlético.
FOTO ARCHIVO HOMERO INGARAMO. Fue presidente de Atlético.

La noticia de su deceso me golpeó con extrema dureza en el atardecer del lunes. Homero Ingaramo falleció a los 65 años, reza la participación. Es apenas un dato, que conmociona, obviamente, pero que nos plantea el compromiso periodístico de repasar su vida. La de una excelente persona, que fue generoso y jamás dudó a la hora de brindar su colaboración o asesoramiento profesional en cada oportunidad que eran requeridos sus servicios.
Muchas veces, la mayoría podría señalar, él mismo no esperaba la convocatoria para acompañar cualquier proyecto. Sin distinciones de entidades y mucho menos de actividades. Homero siempre estuvo dispuesto a la hora de realizar aportes en favor de quienes lo necesitaban. En ese aspecto, era incondicional. 
Como dato anecdótico, se puede resaltar que hablaba con fluidez el idioma piemontés y amenizaba los encuentros entre amigos, tocando el acordeón.
En su especialidad, las cimentaciones, llevó adelante trabajos de relevancia en diferentes edificios, que reclamaban ese tipo de apuntalamientos. El ingeniero, asumió la responsabilidad de conducir ese tipo de obras.
También, claro, fue el mayor referente de la Asociación Civil Modesto Verdú, siendo representante legal de la Escuela 25 de Mayo y precursor en el momento que se decidió el traslado de ese centro de enseñanza desde calle Ituzaingó a su actual emplazamiento, en el barrio Malvinas Argentinas.
Atlético de Rafaela, la centenaria institución de barrio Alberdi, que llegó a presidir entre el 29 de abril de 2014 y el 20 de abril de 2016, no solo lo tuvo como su máximo dirigente, sino que también recibió de su parte un empuje decisivo cuando debió realizar transformaciones estructurales en el estadio Nuevo Monumental, para adaptarlo a las exigentes del fútbol de Primera. 
Su estado de salud, luego de un llamado de atención que recibió cuando se desempeñaba como presidente de Atlético, se había debilitado últimamente.
Desde esta columna, hoy quiero despedir a un ser humano excepcional, con absoluta simpleza. La misma que el ingeniero Homero Ingaramo aplicó, con total naturalidad, en todos los actos de su vida. VHF.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar