En el 2017, un 18% de la población padecía de problemas de trabajo

Locales 03 de junio de 2018 Por
El ICEDeL lanzó esta semana el operativo para efectuar el Relevamiento Socioeconómico 2018. Un buen motivo para analizar la evolución de los indicadores de empleo en los últimos cinco años en Rafaela. En 2017, casi 2 de cada 10 personas tenía problemas laborales.
Días pasados, el Instituto de Capacitación y Estudios para el Desarrollo Local (ICEDeL) presentó el Relevamiento Socioeconómico que efectuará este año a partir de la capacitación de los jóvenes que recolectarán los datos de campo que luego permitirán actualizar los indicadores de empleo, vivienda, acceso a educación y salud, entre otros. Es una buena oportunidad para comparar la evolución de la desocupación en los últimos cinco años en Rafaela. 
Si uno mira los datos del desempleo o la situación del mercado de trabajo del 2013 al 2017 denota que en los últimos dos años creció la población con problemas de empleo, es decir la que directamente está desocupada o bien la que está subocupada, que es aquella persona que trabaja menos de 35 horas en la semana pero busca hacerlo por más tiempo. "Nosotros tomamos como población con problemática de empleo a aquellas que están desocupadas y subdesocupadas y que demandan más horas de trabajo, que son las que están 'presionando' sobre el mercado de trabajo", dijo Marcelo Ortenzi, el director ejecutivo del ICEDEL y confirmando el crecimiento de la subdesocupación en los últimos dos años en nuestra ciudad.
Haciendo números finos, en el año 2013 las personas que tuvieron problemas con el trabajo fue del 13,9%, en tanto un año más tarde el porcentaje creció y se elevó a 14,5%. En el 2015 bajó ese porcentaje, registrando un 13,8%, mientras que todo se disparó en el 2016 y 2017, donde los números crecieron hasta el 17,4% y el 18,1% respectivamente. "La primera relación que nosotros hacemos es que la persona que no tiene empleo sale a buscarlo por una razón netamente económica. Este es el primer dato, gente que antes no necesitaba trabajar sale a buscar trabajo", explicó el funcionario.
En tanto, se encargó de aclarar el error que muchas veces cometemos, cuando salimos a relacionar la desocupación con un despido y esa no es la relación, más allá de que puede haberlas. "La población con problemas de empleo aumenta, y uno nota que el sub ocupado no demandante fue bajando en relación a otros años, ya que la proporción de gente que ya antes no buscaba cada vez se reduce más: muchos sub ocupados no demandantes pasan a ser sub ocupados demandantes y muchos que estaban desocupados empezaron a tener un empleo de menos de 35 horas por lo cual empiezan a buscar más empleo", deslizó Ortenzi.
En tanto, otro dato que se desprende del informe, es que del total de los ocupados disminuye la proporción de ocupados que tienen un empleo, por así decirlo, fijo de 8 horas o en relación de dependencia. Esto significa que hay más ocupados en el marco del cuentapropismo, gente que busca una salida laboral de alguna manera. "Cuando vos analizás el aspecto social de los hogares es que la gente cada vez le alcanza menos con el ingreso principal que tiene. Más gente pide ayuda, más se endeudan y realizás un componente de lo que pasa en los hogares".

PERFIL DE LA POBLACION DESOCUPADA
Dentro de ese 18% con problemas de trabajo, nos encontramos que la mayoría son jóvenes que pertenecen a nuestra ciudad. El 63,9% de esa franja son jóvenes de 30 años. Este número se ha mantenido a lo largo de lo últimos 5 años, ya que en el 2016 el porcentaje fue de 63,5%, en el 2015 fue de 59%, mientras que en el 2014 y en el 2013 fue de 72,9% y 62,6% respectivamente.
Siguiendo con ese perfil de jóvenes desocupados, el 77,1% son oriundos de nuestra ciudad y el 75,5% buscó trabajo desde hace un año a esta parte. "Empezamos a investigar y los atamos con otros estudios, como la encuesta de estudiantes secundarios para ver qué pasa con los chicos. Si nosotros decimos que hay un 70% de personas que pasaron por el sistema educativo y tenés que un alto porcentaje, entonces te preguntás: ¿Tanta deserción escolar tenemos? Cuando entramos a ver los datos de la encuesta secundaria empezás a ver que muchos de los que no terminaron la secundaria no es porque desertaron, sino porque deben materias. Por eso le damos significado a la cuestión de la secundaria, ya que el 23% de chicos que no han terminado la secundaria por adeudar materias, es un número importante", deslizó el funcionario municipal.
El cálculo es simple: de unos mil chicos que terminan la escuela secundaria todos los años, unos 250 aproximadamente no tienen el título y no pueden seguir estudiando, tampoco pueden conseguir un empleo ya que no pueden presentar el título porque no lo tienen. Y haciendo cálculos rápidos, en 4 años, tenemos una camada entera de chicos que no terminaron el secundario.
"En este contexto, es donde empezamos a meter el ojo. Con cuestiones de género; porqué a las mujeres le cuesta más conseguir trabajo, entonces desde el Estado comenzamos con una política para tratar de promover a las mujeres para que consigan trabajo, que los jóvenes, que mayoritariamente no son los que tienen secundario terminado concluyan el secundario. La mayoría que tiene trabajo lo hace por relaciones de algún conocido...", destaca Ortenzi.
Ante este panorama, donde los jóvenes abundan y engrosan el porcentaje de la desocupación, producto de no poder aprovechar una buena educación, el titular del ICEDEL destaca que "venimos con las cuestiones, la herramienta, el dato la política y qué nivel de posibilidad de actuación tenés no es competencia municipal y los niveles educativos también. ¿Cuáles son las herramientas que tenemos? La educación no es competencia municipal, es provincial y los niveles educativos también. Entonces, ¿Podés reemplazar a la escuela? Claramente no, pero sí lo que podemos hacer es complementar los esfuerzos de la persona y palear lo que el Sistema Educativo Formal no puede resolver. El problema es de nuestra ciudad. ¿Dónde está el chico que no puede estudiar?", concluyó al respecto.

Te puede interesar