"Teníamos tres litros de agua para toda la noche"

Nacionales 03 de junio de 2018 Por
El vocero de Macri contó cómo fueron las horas que pasaron en el cerro.

BUENOS AIRES, 3 (NA). - El vocero del presidente Mauricio Macri, Iván Pavlovsky, destacó ayer la labor del equipo de rescate que ayudó a la comitiva oficial a salir del cerro de Catamarca en el que pasaron casi 20 horas con nevadas y temperaturas bajo cero y contó la experiencia.
Pavlovsky sostuvo que habían "tomado la decisión de bajar caminando" cuando llegó el equipo de rescate con bomberos voluntarios de Catamarca y el Cuerpo de Operaciones Especiales de la Policía provincial, cuya labor "fue brillante" según describió el funcionario. "En estas situaciones el espíritu de grupo y solidario aparece en la gente", destacó el vocero presidencial en declaraciones al canal de noticias TN.
Según relató, durante las horas que pasaron en el lugar no pudieron hablar por teléfono con sus allegados ni tampoco con el Presidente porque tenían "poca señal" y quisieron usarla "para dar las coordenadas" de su ubicación.
"Teníamos tres litros de agua para toda la noche, sin saber cuándo nos iban a rescatar. Teníamos que comer cada hora, un cuarto de galletita y dos tragos cortos de agua", contó Pavlovsky.
"Estamos todos muy bien. Por suerte, salió todo bien a pesar de la noche muy fría y que no teníamos ni alimentos, ni agua, ni vestimenta porque las valijas iban en el vuelo del Presidente (Mauricio) Macri", afirmó Pavlovsky ante los medios.
Sobre el aterrizaje imprevisto, Pavlovsky relató: "Estábamos viajando de Cachi a Termas, en el helicóptero de la Fuerza Aérea. Cuando el capitán intenta bajar en Termas se encuentra con que había una capa de nieve y no podía aterrizar; intentamos desviarnos al aeropuerto de Santiago, tampoco pudimos entrar y ya cuando estábamos con combustible escaso tomó la decisión y acertadamente de volver a la montaña que habíamos pasado los cerros del Aconquija y buscar un claro para aterrizar". "Eso habrá sido alrededor de las 18 horas (de ayer)", calculó.
"La noche fue muy, muy fría. Teníamos poca gasolina por eso cada dos horas, cuando teníamos mucho frío y estábamos algunos cerca de la hipotermia se prendía (la calefacción) por espacio de 10, 15 minutos, la dejábamos descansar, por eso tirábamos por espacio de 15 minutos más, media hora y a las dos horas volvían a encender la calefacción", añadió.
Sobre esa experiencia remarcó que "lo primero que uno hace es pensar en sus seres queridos; era imposible dormir". "Se hizo de noche a las 18 horas y se vio la luz a las 8. La noche se hizo eterna", acotó y reiteró su agradecimiento a los rescatistas.
"Recién hoy a las 10 de la mañana pudimos tomar unos mates porque los chicos de la fuerza aérea calentaron una botella de plástico en unas brasas", relató. "En estas situaciones uno conoce mucho a las personas, porque pasé una noche con siete personas que nunca había visto en mi vida", concluyó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar