Avanzan proyectos de más salas en jardines al norte de la ciudad

Locales 02 de junio de 2018 Por
Se trata de un terreno municipal a la Provincia en el barrio Mora y se están por terminar las nuevas salas en un jardín del Zazpe, según contó la secretaria de Educación Mariana Andereggen a LA OPINION. Hay 4 salas que se están construyendo: 2 en el Zazpe y las restantes en el San José. Preocupa el analfabetismo de algunos alumnos que terminan 7º grado.
FOTO EGH MARIANA ANDEREGGEN./ En su oficina de la Secretaría de Educación.
FOTO EGH MARIANA ANDEREGGEN./ En su oficina de la Secretaría de Educación.
Durante la sesión extraordinaria del Concejo Municipal del miércoles pasado con el informe de la gestión municipal a cargo del jefe de Gabinete Marcos Corach. En la oportunidad, la secretaria de Educación Mariana Andereggen,
brindó información relevante sobre proyectos de construcción de nuevas aulas para los jardines municipales y provinciales, como así la preocupación por los casos de analfabetismo al final de la escuela primaria en algunas escuelas del norte de nuestra ciudad (información anticipada el día anterior por la secretaria de Desarrollo Social Brenda Vimo, según el relevamiento de los 5 equipos territoriales) los problemas de lecto-escritura y comprensión de textos en la secundaria con un 23% que no termina este nivel y por este motivo fue lanzado el programa "Seguila!". Sobre estos temas y otros, fue entrevistada ayer al mediodía en su oficina de la Secretaría de Educación, que funciona en el edificio del Museo de Arte "Dr. Urbano Poggi", por este cronista de LA OPINION.
-¿Cómo se encuentra el proyecto del jardín en el barrio Mora?
-Es un terreno municipal destinado a uso público del loteo original y tiene que dividirse en Catastro provincial entre un espacio verde y la otra parte destinada a un establecimiento educativo. La decisión que se tomó desde el Gobierno local es que sea de nivel inicial para las salas de 4 y 5 años a cargo de la Provincia, porque es una de las necesidades prioritarias en el norte de la ciudad. También tenemos proyectado un jardín municipal que se encuentra en construcción la parte edilicia y faltan las instalaciones y el equipamiento, dentro del plan Promeba, ubicado en el Zazpe, hasta los tres años, que estaría listo en 2019. 
-Además están las 4 salas, 2 para la escuela Peralta Pino (Zazpe) y las restantes en la escuela Nº 615 del barrio San José.
-Son de la Provincia y están en los terrenos de ambas escuelas, se agregan estas salas para el nivel inicial. Las del Zazpe se van a inaugurar en unos meses y las del San José a partir de 2019; estamos colaborando en cuestiones finales y limpieza de vereda. Son para 4 y 5 años, dan cabida entre 20-25 chicos en cada turno, sumando una capacidad para 100 chicos, dando respuesta a muchas necesidades. 
-Respecto al anexo del jardín municipal Nº 2 en el barrio Los Nogales, ¿construirán más salas?
-Actualmente tiene 2 salas por la mañana y otras 2 por la tarde, concurriendo chicos de 2 y 3 años. Con aporte de la Cooperadora, empezaron la construcción de 1 espacio común nuevo que podría transformarse en 2 salas y vamos a definir las edades a partir de las necesidades del lugar a través de encuestas y relevamientos. 
-¿Cómo es la relación con la Regional de Educación?
-Hay siempre buen diálogo. A partir de las nuevas salas en las escuelas del norte que habilita la Provincia, en nuestros jardines vamos ir transformando las salas de 4, que serán absorbidos por ellos, en salas para chicos de 2 y 3 años porque en este momento no tienen lugar; esos chicos están repartidos en jardines de otros barrios.
-Hay preocupación sobre el analfabetismo de algunos alumnos al terminar 7º grado, ¿cuál es tu mirada?
-Es una realidad del sistema educativo, las escuelas en ciertos sectores vulnerables se transforman en espacios de contención importante para estos chicos y mantenerlo en la escuela se transforma en un objetivo, con cuestiones a resolver por la escuela como el comedor, la asistencia psicológica a ciertas problemáticas, asistir a los problemas de la familia que impactan en la escuela, la disolución del núcleo familiar básico de ese chico, los que están en los últimos años de la primaria salen a realizar algunas changas con el papá, una realidad que antes se daba en la secundaria. Queda desdibujado el rol pedagógico.
-¿Cómo revertir esta situación?
-Se trata de un analfabetismo funcional de no entender un calendario o reloj, va más allá del abecedario. Leen pero les faltan competencias para la interpretación de textos. Se hizo una evaluación, se habló con la Regional porque vemos que está concentrado en determinados sectores, fueron reconocidos por la Regional con el compromiso de charlarlo con las escuelas y abordar el problema a partir de trabajos de lectura y escritura a través del programa de capacitación en servicio de escuela abierta desde el nivel inicial hasta el secundario. Ofrecimos un parche en el programa de inclusión educativa a un grupo especial que trabaja con la alfabetización de 15 a 18 chicos que están en 6º y 7º grados de tres escuelas del norte de la ciudad. 
-En la secundaria, el 23% de los 1.050 alumnos que está en quinto año no termina el año, según el Icedel.
-Al año siguiente se los llama a sus casas para saber si están estudiando o trabajando, descubrimos en los últimos años que 200 alumnos no terminaron la secundaria porque no se presentaron a rendir las materias que les quedaban, hicieron todos los ritos pero no tienen el título. 
-¿Entonces lanzaron el programa Seguila!?
-Empezó este año, convocamos a los chicos que hicieron la secundaria, un tutor que hace el contacto con la secundaria. Cuando difundimos el programa se acercaron casi 200 jóvenes de distintos años a querer terminar la secundaria, hay clases de apoyo con profesores de inclusión en el Archivo y la Biblioteca Municipal con 100 horas semanales. También está el programa secundario completo en el que los docentes preparan una serie de trabajos prácticos y en el momento del examen los defienden para acompañarlos en la previa del final. 

Te puede interesar