Canal Sur: un presagio que se está cumpliendo

Locales 31 de mayo de 2018 Por
Hace 18 años este Diario había advertido lo que sucedería con la erosión del Canal Sur. Aquí reproducimos aquella nota, que hoy reedita su autor.
FOTO ARCHIVO CANAL SUR. Se pidió financiación a la Nación para el revestimiento del canal.
FOTO ARCHIVO CANAL SUR

Dice la noticia que el Ministro de Infraestructura y Transporte de la Provincia de Santa Fe, el Ingeniero José Garibay, recorrió el campo de deportes del Club Ben Hur de nuestra ciudad. Realizó esa visita acompañado por el diputado provincial Omar Martínez, el coordinador del Nodo Rafaela Dr. Fernando Muriel y por las autoridades del club. El recorrido estuvo centralizado en el sector del Canal Sur que está poniendo en peligro a las propias instalaciones de la institución del Barrio Ilolay debido a la erosión que va produciendo el paso de las aguas pluviales.
Pudieron ver en el lugar como el borde del canal ya llegó prácticamente a los pies de los tejidos perimetrales de la institución anunciando la próxima caída de ellos a su cauce junto a los pocos pinos que aún quedan de pie. Ese recorrido se hizo el viernes 18 de mayo y fue nota de “La Opinión” al día siguiente. Vamos a retrotraernos en el tiempo para darnos cuenta de la poca visión que muchas veces tienen quienes, dado el puesto que ocupan, deberían actuar para solucionar medianos problemas antes que pasen a ser mayores. Y más se nota la indiferencia de estos funcionarios cuando los posibles males son anunciados con mucha anterioridad como lo hizo “LA OPINIÓN” del jueves 19 de octubre de 2000 cuando publicó una nota de mi autoría donde el diario presentaba en tapa (con foto a color adjunta) bajo el título “Cien pinos en el Ilolay condenados a desaparecer” anunciando lo que el lector leería a continuación en la página 14.
En ella, ocupando más de la mitad de la misma, se desarrollaba el tema bajo un gran título y otra fotografía a color. Y decíamos entonces entre otras cosas que “una circunstancia de progreso como lo es un canal de desagüe, una obra importante y necesaria, está generando un severo perjuicio a la naturaleza a partir del deterioro que sufren casi un centenar de pinos que ven como sus raíces empiezan a quedar en descubierto”. Y continuaba: “…la condena a muerte de todos esos pinos comenzó cuando la retroexcavadora talló la pared del canal a metro y medio de los troncos y alcanzó una profundidad mayor a las propias raíces”. Luego hacíamos mención que, además de los pinos, la tierra socavada provocaría seguramente la caída de buena parte del tejido perimetral, y nos preguntábamos al final de la nota: “¿habrá quién, con los conocimientos necesarios y los medios disponibles, liberen de su condena a estos pinos ubicados detrás del Club Ben Hur?... o pasarán a engrosar la lista de los caídos en nombre del progreso”.
Al parecer, en los 18 años que transcurrieron después de haberse publicado dicha nota, no hubo nadie con los conocimientos necesarios ni los medios disponibles dispuesto a evitar lo que “LA OPINIÓN” y quien escribe anunciaban ocurriría tarde o temprano. Hoy la mayoría de los pinos ya no están (no se les dio la oportunidad de morir de pie) y el canal devoró tal como preveíamos la ancha franja de tierra que antes existía. Lluvias mediante seguro que ese borde atravesará los límites de la propiedad privada poniendo en peligro el patrimonio de la institución.
¿Llegarán esta vez para salvar lo que queda quienes cuentan con conocimientos y medios disponibles… o habrá que esperar otros 18 años más?  

Te puede interesar