Comenzó la siembra de trigo con muchas expectativas

SUPLEMENTO RURAL 31 de mayo de 2018 Por
En el centro norte de Santa Fe se espera que la siembra de trigo alcance las 350 mil hectáreas, con un aumento del 15% en relación a la campaña anterior. En cuanto a la soja temprana, terminó la cosecha de casi 900 mil hectáreas, con un rendimiento promedio de 28 quintales por ha. y una producción final cercana a los 3 millones de tn.
FOTO ARCHIVO TRIGO. En la última semana comenzó la siembra en la región.
FOTO ARCHIVO TRIGO. En la última semana comenzó la siembra en la región.

La siembra de trigo en el centro norte provincial comenzó a muy buen ritmo la última semana, con una estimación de crecimiento del orden del 13% en la superficie sembrada, según el último informe de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.
"En el departamento Castellanos creemos que también aumentará más del 10% el área de siembra de trigo para esta campaña. Los resultados del año pasado fueron satisfactorios en cuanto a los rendimientos, te diría que entre normal y buena. Y ahora los precios internacionales siguen siendo atractivos, por lo que los productores de esta zona van a volver a apostar por el trigo", expresó un productor con campos hacia el oeste de Rafaela. 
De acuerdo al informe semanal de Estimaciones Agrícolas (SEA) para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, en la última semana "continuaron las perspectivas en la intención de siembra del trigo con un crecimiento del orden de 13 a 13,5% del área, lo que representaría unas 350.000 hectáreas". "El proceso de siembra del cultivo comenzó a ritmo sostenido bajo condiciones edáficas y de óptima disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, sumado a ello los valores comerciales de mercado, que siguieron dando sustento a dicha situación", agrega. 
El reporte, que comprende lo que pasó entre el 22 y 29 de mayo con condiciones climáticas de estabilidad, días soleados, temperaturas diarias medias a altas y sobre el final de la misma, vientos de cierta intensidad de dirección norte, da cuenta que "los procesos de cosecha continuaron firmes, con mejoramiento en las condiciones de piso de los lotes, transitabilidad y accesibilidad a los mismos, aunque se mantuvo relativamente alta la humedad de los granos".
"Las consecuencias de los eventos climáticos repercutieron en la producción y en dos aspectos: calidad y cantidad, en primer término, el deterioro de los granos en un alto porcentaje con indicadores muy relevantes: como el manchado, brotado, podredumbre de los granos, apertura de vainas y caída de los mismos y en segundo término la significativa merma en qq/ha", explica el informe del SEA. "A modo de ejemplo, en varios departamentos los rendimientos que se obtuvieron fueron de 10 qq/ha y a posteriori del período húmedo cayeron a 3 qq/ha y menos. Por lo cual decidieron el abandono de la cosecha en tanto que se ha observado el rechazo de mercadería por su calidad", agrega.
En este sentido, consigna que "los diferentes porcentajes de avance de cosecha en los siguientes cultivos fueron: en algodón un 60 %, en sorgo granífero un 68 %, en soja de primera un 100 % y en soja de segunda un 62 %". Además, puntualiza que se realizaron aplicaciones para control de las malezas en lotes destinados a futuras siembras, como también se observó el movimiento de sembradoras, marcando un ritmo sostenido en la siembra del cultivo de trigo, ciclo largo, dice el informe semanal del SEA que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe, y que luego repasa la situación de cada cultivo.

SOJA TEMPRANA
"Fin del ciclo campaña 2017/2018 para la soja temprana, con un buen crecimiento y un muy buen desarrollo inicial pero con un final de ciclo algo complicado", dice el informe del SEA. La superficie sembrada fue de 900.000 hectáreas y se consideran que unas 1.000 ha. no se cosecharon afectadas por los eventos climáticos. El rendimiento promedio en el centro norte de la provincia fue de 28 qq/Ha y la producción final de la campaña de 2.717.200 tn.
La merma de la producción fue en promedio de 7,5 qq/Ha, en comparación con la campaña anterior que fue de 35,5 qq/ha. Incidieron eventos climáticos como el déficit hídrico y luego los excesos hídricos que impactaron en el cultivo, afectando directamente la producción final.

SORGO
El proceso de cosecha del sorgo se reanudó luego de cuatro semanas de inactividad, logrando un avance de 65% de la superficie sembrada y un progreso intersemanal de 15 puntos y un adelanto de 10 puntos porcentuales en referencia al ciclo anterior. La diferencia en los rendimientos promedios obtenidos estuvo entre 20 y 55 qq/ha.

SOJA TARDIA
Las condiciones ambientales en todos los departamentos posibilitaron el pleno proceso de cosecha de la soja tardía, incrementándose con el paso de los días. El período seco desde el inicio hasta fin de la floración y del ciclo muy húmedo en fructificación, el progreso agresivo de las malezas, fueron las características de lo complicado en que se desarrolló el cultivo, repercutiendo en importantes pérdidas en cuanto a la calidad de grano y a la cantidad de qq/ha. Con lo cual muchos productores estuvieron ante la disyuntiva de la trilla o el abandono del lote.
Hasta la fecha se logró un grado de avance del orden del 62 %, representando aproximadamente unas 317.750 ha, con un progreso intersemanal de 22 puntos y un retraso de 8 puntos porcentuales en referencia al año pasado en similar fecha.
Los rendimientos promedios obtenidos se mantuvieron iguales a los de la semana anterior, fluctuando desde 3 a 5 qq/ha y los máximos 18 – 22 y 30 qq/ha con lotes puntuales de 35 qq/ha. Muy heterogéneos los resultados obtenidos, presentándose situaciones en que habiendo comenzado la trilla y no superando los 2 a 3 qq/ha de rendimiento, se optó por la suspensión de la recolección.

MAIZ TARDIO 
Los indicadores observados en los cultivares del maíz de segunda, como consecuencia de los períodos de déficit hídrico fueron: pequeño desarrollo en estructuras de plantas, en altura, uniformidad, lotes desparejos y stand de plantas por ha y por los excesos hídricos y las altas temperaturas comenzó la detección de la germinación de los granos y la proliferación de infecciones de hongos.
Los indicadores mencionados revelaron que un 80 % del área sembrada, manifestó distintos grados de afectación y síntomas característicos de dichos períodos y el 20 % restante reveló estado bueno y lotes puntuales muy bueno.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar