A buscar la Copa

Deportes 31 de mayo de 2018 Por
Leer mas ...
FOTO NA ESA ILUSION LLAMADA MESSI. El crack rosarino convirtió un hat-trick ante Haití.
FOTO NA ESA ILUSION LLAMADA MESSI. El crack rosarino convirtió un hat-trick ante Haití.

Ese fue el mandato inapelable de La Bombonera el último martes; a manera de cabildo abierto, los hinchas arengaron sin parar y se convirtieron en el mejor espectáculo de una noche, que de fútbol solo tuvo, dosis homeopáticas.
Desde la desaforada entonación del himno, los allí presentes, poco supimos de la presencia de Soledad en la interpretación, hasta la despedida con una ovación cerrada a Lionel Messi, La 12 se convirtió en la garganta poderosa del estadio y no faltaron los hits contra los ingleses, chilenos y algunos souvenirs dedicados a los archirrivales de toda la vida, como un sello indeleble de esa agrupación.
La gestión Tapia al frente de AFA, se ha destacado por ciertos gestos que ha reivindicado viejas glorias de nuestro fútbol con los nuevos tiempos; restablecer ese cordón umbilical, parece tener muy ocupado al controvertido presidente y el resultado de esa política marketinera, no es para soslayar. Bajo el slogan “la AFA no olvida”, en la previa del partido ante Haití, fueron condecorados nuestros héroes deportivos del 78 y el 86, marcas registradas de tiempos felices con títulos incluidos.
A pesar de tener la concurrencia, un sesgo Xeneize, la estruendosa respuesta a los nombres de Nery Pumpido y Ubaldo Fillol, auténticos símbolos Millonarios, delineó un clima de fiesta sin rencores ni antinomias bochornosas.
Los campeones del mundo de esos títulos, cuyas páginas ya se pintan en color sepia, dejaron implícito un legado que minutos más tarde, recogerían los integrantes de una generación, que ha acumulado más frustraciones que logros objetivos, pese al innegable talento de la gran mayoría y al indiscutible reinado de Messi en la última década.
Esa paradoja Argentina que no permite conciliar el sueño, es la que todos pretenden que cese de una vez por todas y desde el fútbol, derrame con un logro deportivo renovado, sus propiedades bienhechoras al resto de los objetivos que tenemos como comunidad.
No hubo momentos sobresalientes durante el desarrollo de este partido amistoso que no fueren, la confirmación de contar en las filas nacionales, con un hombre iluminado y fuera de contexto, como Messi y otro, desencontrado hasta en compromisos informales como Gonzalo Higuaín; es decir, nada que nos conmueva; pero sí hubo varios pasajes de la noche porteña, donde la reconciliación entre estos jugadores y el público en general, consiguió un punto de ensamble y acaso sea éste, el aporte más valioso que el equipo argentino, se lleva en su equipaje para una misión de alto riesgo y de grandes estímulos. Vayan a Rusia y traigan la Copa, una imposición de consenso nacional y popular.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar