La más esperada

Editorial 17 de mayo de 2018 Por
El nuevo acueducto tiene asegurada la financiación con dos préstamos que llegarán de Oriente Medio.
Es verdad que después de tantas idas y venidas, de avances y retrocesos, hasta que no se comience con la ejecución misma de la obra, aún no se podrá decir que tenemos el acueducto tan esperado por Rafaela y su gente. Es más, la última y definitiva palabra en tal sentido será cuando se inaugure, un camino que está ahora, en este momento, recorriéndose de manera positiva. Es que la anterior semana terminaron de completarse las gestiones para la financiación de la mayor parte de la construcción de la segunda etapa del acueducto Desvío Arijón, cuya traza será entre Santo Tomé y Rafaela, asistiendo también a las localidades de Matilde, San Carlos Sur, San Carlos Centro, San Mariano, Sa Pereyra, Angélica y Susana, totalizando unos 125.200 habitantes de todas ellas que se verán beneficiados con la recepción de agua potable. Cantidad de habitantes que se eleva a 200.000 santafesinos se incluimos también a quienes ya están gozando del servicio de la primera etapa del acueducto, entre Desvío Arijón -donde está la toma en el río Coronda- hasta la ciudad de Santo Tomé, cuya habilitación fue en agosto del año pasado.
Es que en los últimos días el gobierno nacional finalmente, y luego de tanta espera, aprobó la toma del préstamo de 80 millones de dólares del Fondo de Abu Dhabi, con el cual se tiene previsto afrontar el costo de la mitad de la obra, la cual ya fue adjudicada en un acto licitatorio realizado en nuestra ciudad con la adjudicación simultánea a cinco empresas, las que trabajarán en cinco frentes iguales, asegurando de tal manera una rápida ejecución. Pero además, la semana pasada el Senado santafesino, mediante la activa participación que tuvo en la gestión el senador Alcides Calvo en su condición de presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, también dio aprobación a la toma de un préstamo de 50 millones de dólares del Fondo de la OPEP para el Desarrollo Internacional, con el cual se financiará el resto de la segunda parte de la obra, que en principio estaba previsto que afrontara el Tesoro provincial, el que ahora y dadas estas circunstancias, quedará eximido de aportes, producto de esta escalada que ha tenido el dólar, que hizo que de los 160 millones de esa divisa previstos inicialmente para el acueducto, ahora con el traslado a pesos sean necesarios sólo 130 millones, justamente los que se logran con ambos préstamos. En nuestra moneda la construcción tendrá un costo de 2.335 millones de pesos.
Resta un detalle sobre este último crédito de OPEP, de ventajosas condiciones financieras a un interés de 5% anual con 18 años de plazo para reintegrarlo y 4 años de gracia, que es la falta de aprobación de la Cámara de Diputados provincial a la cual fue girado el proyecto del Senado, para de esa manera transformarlo en ley y dejar allanado el camino para la obra en cuestión. Se anticipa, de acuerdo a lo conocido, que no habrá problemas en la Cámara baja para darle curso a la iniciativa, dando definitiva luz verde al comienzo de la ejecución.
En cuanto a la obra, recordamos que la traza tendrá 108,4 kilómetros de longitud hasta Rafaela, incluyendo obras adicionales como las estaciones de bombeo intermedias y equipamiento de las mismas, desde la Estación Potabilizadora en jurisdicción de Desvío Arijón hasta nuestra ciudad.
Lo realmente importante, esta vez, es que ya no existen obstáculos para que a la brevedad den comienzo los trabajos de ejecución desde cinco frentes en forma simultánea, pues la licitación fue anticipada oportunamente, justamente yendo un paso adelante de la aprobación de ambos préstamos, siendo bienvenida esta acción de ganarle tiempo al tiempo, ya que en los últimos años fue mucho el perdido en marchas y contramarchas con el indispensable acueducto para Rafaela.
No hace falta recordar los sufrimientos padecidos por los rafaelinos en los últimos veranos -y desde hace demasiado- por la falta de agua, ante la creciente demanda por el crecimiento poblacional, que no logró superar el aporte de las plantas de ósmosis inversa, aunque si aliviar en parte, aunque la gran y única solución será este acueducto que muy pronto comenzará a ejecutarse. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar