La intención de siembra de trigo sería de 350.000 ha en la región

SUPLEMENTO RURAL 10 de mayo de 2018 Por
Refleja un aumento del orden del 15 por ciento respecto a la campaña anterior. Las lluvias frenaron totalmente los procesos de cosecha de la soja de primera y de segunda, del sorgo granífero y también del arroz y del algodón en el centro y norte santafesino.
FOTO BOLSA DE COMERCIO DE SANTA FE TRILLA DEMORADA. Por las constantes lluvias que afectaron la región en la última semana no hubo avances.
FOTO BOLSA DE COMERCIO DE SANTA FE TRILLA DEMORADA. Por las constantes lluvias que afectaron la región en la última semana no hubo avances.
En la campaña 2017, en los doce departamentos del área de estudio del Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA), se sembraron 309.000 hectáreas pero ante el cambio de la realidad, particularmente a partir de las óptimas condiciones edáficas, disponibilidad de agua y valores comerciales, se estima un crecimiento de un 13 a 13,5 %, por lo cual la intención de siembra sería de unas 350.000 ha, destaca el informe que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción.
Ya se cumplió la cuarta semana con condiciones climáticas de inestabilidad y precipitaciones en todos los departamentos del área de estudio, entre ellos Castellanos. Los pronósticos enunciados se concretaron y los escenarios que se presentaron en la semana fueron con altos porcentajes de humedad ambiente, lloviznas, lluvias y puntualmente caída de piedras de variados tamaños.
Los valores de los registros pluviométricos acumulados en la semana fluctuaron entre 50 y 235 mm, registrándose en un evento y, puntualmente, 185 mm en el departamento Garay y 135 mm en el departamento Las Colonias.
Con respecto a la trilla, las actividades en toda el área estuvieron paralizadas y condicionadas por la situación ambiental caracterizada por los elevados porcentajes de humedad ambiente, de granos, pisos de los lotes y accesibilidad a los mismos. En tal sentido, según el reporte del SEA, durante la última semana se interrumpió totalmente el proceso de cosecha en los distintos departamentos. Los avances que se habían registrados con anterioridad en los cultivos, son los siguientes: en arroz un 99 %, en algodón un 47 %, en sorgo granífero un 50 %, en soja de primera un 60 % y en soja de segunda un 15 %.

SOJA TEMPRANA
Sin avance en la semana en el proceso de cosecha de la soja temprana, el cual estuvo totalmente paralizado por los altos porcentajes de humedad ambiente, precipitaciones, nubosidad e inestabilidad con pocas horas de sol que se produjeron en toda el área, incidiendo directamente en la interrupción y prolongación del mismo.
Como consecuencia del período húmedo y de excesos hídricos puntuales en los departamentos del centro este del área, comenzó a observarse el progreso de las malezas y la pérdida de calidad de grano, con lo cual la tendencia que se insinuaba en la disminución de los rendimientos no se alteraría, situación que se evaluaría y monitorearía al reanudarse la recolección.
Hasta la fecha se logró un grado de avance del orden del 60 %, representando aproximadamente unas 540.000 ha, sin progreso intersemanal y un retraso de 32 puntos porcentuales en referencia al ciclo anterior.

SORGO
Segunda semana en que el proceso de cosecha no registró avance en lo que hace al cultivo del sorgo granífero en los departamentos del centro y norte santafesino. Se llevaba trillado el 50% de la superficie sembrada. La diferencia en los rendimientos promedios obtenidos fue entre 20 y 55 qq/ha.

SOJA TARDIA
Igual situación y condición que en los cultivos descriptos anteriormente, el proceso de cosecha de la soja no presentó progresos. Las condiciones ambientales mencionadas fueron las causas por lo cual estuvo sin actividad en todos los departamentos del área de estudio.
Hasta la fecha se logró un grado de avance del orden del 15 %, representando aproximadamente unas 75.375 ha, sin avance intersemanal y un retraso de 5 puntos porcentuales en referencia al año pasado en similar fecha.

MAIZ DE SEGUNDA
El cultivo de maíz de segunda desde el inicio hasta la fecha, en sus distintas etapas de desarrollo y crecimiento padeció cambios ambientales muy extremos, de déficit hídrico a excesos hídricos. Por lo que mostró consecuencias muy marcadas como bajo desarrollo en altura, estructura y uniformidad de plantas, lotes desparejos y stand de plantas por ha a óptimas con excesos en disponibilidad de agua útil en los suelos, que no complicarían y mejorarían los estados reproductivos
Un 80 % del área sembrada, manifestó distintos grados de afectación y síntomas característicos del estrés hídrico y térmico que padeció el cultivo desde su siembra hasta hace 27 días atrás, tiempo en que se revertió el período seco y comenzaron las precipitaciones.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar