Cultivos de cobertura: herramienta para el control de las malezas

SUPLEMENTO RURAL 10 de mayo de 2018 Por
El viernes pasado se desarrolló una jornada técnica sobre el manejo de los cultivos de invierno en el INTA Rafaela en la que hubo varias exposiciones, publicándose sobre los "Cultivos de cobertura: su inclusión en la rotación de un contexto climático cambiante". En el caso expuesto, favorecieron al control de malezas en el verano, reduciendo a la mitad la cantidad de oportunidades que hubo que realizar un control de malezas y la cantidad de producto a aplicar.
FOTO JMP CULTIVO DE COBERTURA./ Avena (izquierda) y rye grass (derecha) sirven para el control de malezas.
FOTO JMP CULTIVO DE COBERTURA./ Avena (izquierda) y rye grass (derecha) sirven para el control de malezas.
Por Juan Manuel Picco. - La problemática de las malezas resistentes ha llevado a buscar diferentes alternativas para su manejo y control. Dentro de estas alternativas, la inclusión de cultivos de cobertura es una de las más importantes.
En primer término, aclararemos qué es un cultivo de cobertura (CC). Son aquellos cultivos que no se cosechan ni pastorean. Su objetivo puede ser variado en función de la necesidad a la cual debe responder, en ese caso variará que especie sembrar. Los CC pueden implantarse con el fin de consumir agua para favorecer el descenso del nivel freático (situación que se vio reflejada el invierno pasado); como cobertura para el suelo; para competencia para las malezas; para favorecer la descompactación de un potrero; para fijar biológicamente nutrientes (fijación de nitrógeno atmosférico); entre otras.

RELEVAMIENTO
En este caso presentamos un relevamiento hecho para el control de malezas con CC implantados durante el invierno. Para este caso, se analizaron las siguientes alternativas:
• Avena + vicia
• Trigo
• Rye grass
• Barbecho químico
Previo a la siembra de los cultivos, se realizó un tratamiento contra malezas. Luego se evaluó durante todo el ciclo de los cultivos el comportamiento que presentaron, con la salvedad que al barbechó químico se le realizó un tratamiento de control más la aplicación de un residual para combatir las malezas que se fueron presentando.
Una vez cumplido el ciclo de los CC, se secaron con un tratamiento para su control, y en el barbecho químico se aplicó el mismo tratamiento para combatir las malezas presentes. Cuando las condiciones de humedad del suelo fueron las apropiadas se implantó el cultivo de soja y se continuó evaluando el comportamiento durante todo el ciclo de la oleaginosa, con el objetivo de evaluar cómo se comportaban las diferentes alternativas de CC desde la competencia contra las malezas.

FAVORECIERON AL
CONTROL DE MALEZAS

Habiendo concluido el cultivo de verano, se puede decir que los CC favorecieron al control de malezas, reduciendo a la mitad la cantidad de oportunidades que hubo que realizar un control de malezas y la cantidad de producto a aplicar.
Para lograr estos resultados hay que tener presente algunas cuestiones. En primer lugar, el CC no es gratis. Tiene un costo de implantación e insumos, consume agua, tiene un momento oportuno de secado independientemente del cultivo de deseamos hacer a continuación; por lo tanto, es fundamental definir nuestro cultivo objetivo, para que en correlación a eso determinemos el correcto CC a implantar, de manera que obtengamos los beneficios que buscamos y no que provoque lo contrario.
Una vez determinado esto, analizar las fechas de siembra y secado tanto del CC como del cultivo a sembrar después, de manera que se puedan hacer y no se solapen. En este punto es importante recordar que una precipitación que ocurra sobre un CC no va a demorar lo mismo (va a demorar más) en secar el piso para ingresar a realizar la labor que corresponda con respecto a un potrero que se encuentra sin cobertura (en barbecho).
Por último, para el secado del CC se puede hacer de manera química o mecánica. Para el control químico (secado con agroquímico) dependerá de la especie implantada qué producto aplicar, mientras que para el control mecánico (secado con rolo) es importante regular bien el implemento de manera que no provoque un corte excesivo del CC. Al momento de la implantación del cultivo de verano, es importante ver que el contenido de humedad en el suelo sea el indicado y las cuchillas “turbo” de la sembradora trabajen de manera correcta y logren el corte de la cobertura presente, de lo contrario provocará que queden semillas fuera del surco de siembra.

El autor es ingeniero agrónomo del INTA Rafaela. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar