Su abuela y su pareja seguirán en prisión

Policiales 09 de mayo de 2018 Por
CASO MAXI SOSA
FOTO RBS IDENTIKIT. Se difundió la imagen de cómo podría ser ahora la fisonomía de Maxi.
FOTO RBS IDENTIKIT. Se difundió la imagen de cómo podría ser ahora la fisonomía de Maxi.
Tanto la abuela del niño Maximiliano Sosa -Patricia Sayago (41)- como el hombre que es su pareja -Ariel Malagueño (37)- continuarán en prisión preventiva. Ambos son investigados por los delitos de sustracción de persona menor de 10 años y falsa denuncia en el caso de la abuela del menor . Así lo resolvió el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Héctor Tallarico en dos audiencias celebradas el jueves de la semana pasada y el lunes en los tribunales de la ciudad de San Cristóbal.
“Los defensores de los imputados solicitaron la revisión de la medida cautelar impuesta oportunamente a la abuela del menor y su pareja, y desde la Fiscalía argumentamos por qué creíamos que los imputados debían continuar en prisión preventiva”, informó la fiscal Hemilce Fissore, a cargo de la investigación.
En tal sentido, agregó que “esta Fiscalía se opuso a lo peticionado por considerar que continúan reuniéndose -como desde el primer momento- los requisitos legales para la procedencia de la medida cautelar en curso ”.
La fiscal completó que “el juez dio por acreditados los motivos que expusimos desde el MPA y resolvió que tanto la abuela como su pareja continúen en prisión preventiva sin plazos”.

REPASO

Patricia Sayago y Ariel Malagueño están en prisión preventiva desde el 1 de agosto de 2016.
Ese día se realizó la audiencia en la que el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), José Luis García Troiano, dictó la medida cautelar para la mujer y para el hombre con el que ella convivía. 
Los delitos por los que se investiga a Sayago y Malagueño fueron cometidos entre el viernes 18 y el lunes 21 de diciembre de 2015 en la ciudad de Ceres.
“La mujer investigada y un hombre mayor de edad con el que convivía sustrajeron al menor -por entonces de tres años- del poder de su madre sin su consentimiento, lo retuvieron y lo ocultaron para luego desplazarlo a un destino desconocido, por lo cual todavía no se ha podido dar con el paradero del niño”, recordó Fissore.
“El 21 de diciembre, Sayago se comunicó telefónicamente con la comisaría de Ceres y denunció falsamente la desaparición de su nieto, a sabiendas de la inexistencia del hecho denunciado. Por eso también fue imputada por el delito de falsa denuncia”, agregó la fiscal.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar