Se terminó el sueño de Atlético en la B Nacional

Deportes 07 de mayo de 2018 Por
La “Crema” igualó sin goles ante Brown de Adrogué y quedó eliminado del reducido por el segundo ascenso a la Superliga. En el final, el árbitro Luis Álvarez le anuló un gol lícito a Mauro Albertengo.
FOTO PRENSA ATLÉTICO DE RAFAELA REMATE. / El 'Flaco' Castro engancha y le pega. El arquero Ríos, figura de la tarde, le contuvo el disparo.
FOTO PRENSA ATLÉTICO DE RAFAELA REMATE. / El 'Flaco' Castro engancha y le pega. El arquero Ríos, figura de la tarde, le contuvo el disparo.

(Especial para LA OPINION). - El ascenso a la Superliga es una obsesión para Atlético de Rafaela. Pero el sueño del equipo que conduce Víctor Bottaniz tuvo un doloroso final tras el empate sin goles en la tarde de ayer ante Brown de Adrogué como visitante.
Se jugaban 47 minutos del complemento cuando Mauro Albertengo saltó más alto que todos y anotó de cabeza el gol que le daba la merecida victoria, por lo realizado a lo largo del partido, a la “Crema”. Pero el árbitro Luis Álvarez vio falta del delantero y anuló, equivocadamente, el tanto que le daba a Atlético la clasificación a semifinales del Reducido por el segundo ascenso a Primera. Fin del sueño.
Los dirigidos por Pablo Vico contaban con la ventaja deportiva (al terminar en una mejor ubicación en la tabla general) y el empate les bastaba para seguir en carrera. Fue así que el local apostó a mantener un orden defensivo, no arriesgar demasiado y aguantar. La cedió pelota y terreno al conjunto rafaelino, que si bien no lució, fue algo más que el elenco bonaerense. De hecho la figura del partido fue su arquero Martín Ríos que en el primer tiempo le tapó una tremenda al “Flaco” Nicolás Castro y en el segundo tiempo hizo lo propio con Maximiliano Casa y un cabezazo del ingresado Rodrigo Depetris.
Atlético llegaba a esta instancia de cuartos de final del octogonal a los tumbos. Aquel equipo que supo liderar gran parte del torneo de la B Nacional, que terminó siendo ganado por Aldosivi, y era conducido por Lucas Bovaglio se vino a pique cuando más fuerte y resultados debía conseguir. El cambio de mando, con el ingreso de “Lito” Bottaniz, realizado por la dirigencia intentó ser el “manotazo de ahogado” para tratar de salir a flote. Con Quilmes el equipo no sintió el “golpe anímico”, mostró signos de recuperación con Sarmiento, a pesar del 2-2 en Junín, y lo mismo hizo con Villa Dálmine, ganándole 2 a 0. De fútbol, solidez e ideas claras no se volvió a contagiar.
Lo cierto, y más allá del tremendo error del árbitro Álvarez o de la formidable tarde que pudo tener Ríos, Atlético de Rafaela le puso punto final a su temporada 2017/2018 en la B Nacional. No pudo, o no supo, cumplir su objetivo máximo de volver a Primera.
Queda la sensación que Atlético mismo dejó escapar la gran chance que tuvo de retornar a la elite el fútbol argentino. Cuando marchó como único puntero o consiguió triunfos ‘memorables’ en escenarios en los cuales no ganaba nadie, o casi nadie. Sus propias limitaciones se lo impidieron. Aún sin saber que sucederá con el principal certamen de ascenso de nuestro país luego del Mundial de Rusia, se vendrán tiempos de replanteos y será un barajar y dar de nuevo.

Por su parte, Brown sigue haciendo historia y ahora en semifinales espera por su rival: será San Martín de Tucumán si Almagro derrota a Agropecuario. Si no, irá frente a Sarmiento de Junín.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar