Fue violada a los 8 años y ahora no le toman denuncia

Policiales 07 de mayo de 2018 Por
ESTREMECEDOR CASO DE VIOLACION IMPUNE, EN JOSEFINA
FOTO LA OPINION MUJER A LOS OCHO. María de los Angeles Chávez, ahora de 18 años, no quiere que su pesadilla quede impune.
FOTO LA OPINION MUJER A LOS OCHO. María de los Angeles Chávez, ahora de 18 años, no quiere que su pesadilla quede impune.
Por Javier Alfonso, (Redacción LA OPINION). - María de los Angeles Chávez es una adolescente oriunda de Frontera, que acaba de cumplir los 18 años, y vive en San Francisco (Córdoba) con su madre, ciudad que se encuentra separada sólo por una calle de Frontera, en nuestro departamento Castellanos.
Cuando la jovencita tenía 8 años y residía en Frontera con su familia fue víctima de abusos sexuales por parte de un expolicía de la subcomisaría de Villa Josefina, llamado Daniel Palacios, quien al presente está cumpliendo una condena por el mismo delito contra otras tres víctimas suyas: dos hijas y una sobrina que fueron abusadas. Palacios se encuentra preso por esos hechos cumpliendo una condena de 9 años.
En aquél momento -año 2008-, cuando Angeles fue abusada sexualmente con acceso carnal presuntamente por Daniel Palacios, toda su familia vivía en Frontera, y Palacios era cabo en Josefina. El expolicía vivía en esa Subcomisaría, que fue el escenario donde ocurrieron los hechos de abuso que hoy nos ocupan, según relató la víctima y su madre en diálogo presencial con LA OPINION.
La causa judicial empezó el 22 de agosto de 2008 cuando la mamá de Angeles, Miriam Noemí Ríos, se presentó ante la División Judicial de la Unidad Regional V para denunciar lo ocurrido, que en aquel momento fue calificado como “abuso sexual agravado”.
Esa denuncia -según sus dichos- nunca tuvo sentencia, al punto que la familia de Angeles no sabe si esa causa aún sigue abierta, y por tal motivo la jovencita se presentó el jueves en la Fiscalía Regional junto a su madre, y ya siendo mayor de edad con 18 años cumplidos, quiso ratificar la denuncia y darle un nuevo impulso a la causa para lograr que el delito padecido, gravemente ultrajante, no quede impune y tenga la condena que la jovencita y su familia aún esperan por parte de la justicia local.
Pero aquí comienza otra historia.

EN LA FISCALIA
“Somos de Frontera y viajamos a Rafaela con mi mamá hoy (por el jueves último) a hacer la denuncia en la Fiscalía [por aquél hecho] y allí no nos la quisieron tomar”, inició Angeles Chávez.
“Les dije el motivo -continuó la jovencita-, que me había violado [el expolicía] Daniel Palacios, y la mujer policía de la mesa de entrada me preguntó '-¿Para qué querés hacer la denuncia si el está preso?'. La jovencita respondió que no está preso por su causa sino por los otros casos de abusos, y le 'asesoraron' que la denuncia la haga en la Comisaría de la Mujer.
Siguiendo con los dichos de Angeles y de su madre, le preguntaron cuándo ocurrió el delito del que fue víctima, y al responderle que fue en 2008 le 'asesoraron' por segunda vez que “no se puede reabrir el caso porque está cerrado”, a lo cual la joven volvió a responder que Palacios estaba preso por otras denuncias pero no por la suya.
También una secretaria de la cual no sabe el nombre, le habría aconsejado ir a los Tribunales '-A ver si está [la vieja causa] abierta o cerrada': “yo nunca tuve esa información -dijo nuestra visitante- ni tampoco [fui notificada de] nada”.
En conclusión, ambas mujeres le asesoraron a la víctima que: “vaya a la Comisaría de la Mujer porque en la Fiscalía no me iban a poder tomar la denuncia”; por lo cual la muchacha sintió que “me trataron mal -dijo- porque me reiteraron por cual motivo yo quería denunciarlo. Creo que eso no es de su incumbencia, ni si el policía está preso o no. Creo que ellos me deberían tomar la denuncia y nada más, ya que ese es su trabajo”, expresó.
Finalmente, tanto la hija como su madre decidieron no ir a la Comisaría de la Mujer y regresaron muy decepcionadas a Frontera, pasando antes por LA OPINION a relatar lo vivido.

EL HECHO
Según lo narrado por María de los Angeles Chávez, “en 2008 [Daniel Palacios] era mi cuñado, novio de mi hermana. Ella tenía en ese momento 15 años y él ya era mucho más grande”.
“En esos tiempos -continuó la joven- él abusaba de mi y de su hija en la subcomisaría de Villa Josefina, donde él vivía. Un día decidí hablar y contarlo, fue en agosto de 2008”.
Cuando la mamá de Angeles fue con la niña a hacer la denuncia a la Comisaría de Frontera fue revictimizada: “Tuve que declarar delante de policías que eran todos hombres, se burlaron de mi y me preguntaban muchos detalles mientras se reían”, contó.
Después de aquel día, la nena vino con su madre a Rafaela a hacer la denuncia ante la División Judicial de la UR V, donde se la tomaron y la hicieron declarar, “aproximadamente durante dos horas. Yo estaba sola, sin mi mamá, con 8 años”, recordó. “Estaba muy asustada y no sabía qué decirles”, dijo.
Recordó además que días después le hicieron la revisación médica en el Hospital de San Francisco, y que debió quedar internada por espacio de “16 días debido a una infección [venérea] de él”, contó sobre la entonces pequeña Angeles de 8 años. Y remató: “vinimos otras veces más a declarar a Rafaela, pero él jamás estuvo preso por mi causa”, enfatizó.
“Yo reanudo esto porque desde 2008 jamás se hizo justicia -explicó Angeles, sobre algo que parece redundante-. Quedó en la nada el caso, no sabemos si está cerrado o abierto. En ese momento hizo la denuncia mi mamá porque yo era menor de edad, y por eso ahora que tengo 18 años quiero personalmente hacer yo esta denuncia y terminar esto. Creo que en aquel momento las cosas se hicieron mal”, sintetizó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar