Bien en trabajo

Editorial 16 de abril de 2018 Por
La provincia de Santa Fe tuvo un año positivo en el mercado laboral.

El Observatorio Laboral del Ministerio de Trabajo de la provincia difundió días pasados el informe completo sobre 2017, el cual indica, como dato realmente saliente y positivo, que durante el año pasado el empleo registrado tuvo un crecimiento de 1,1%, equivalente a 5.528 puestos laborales. No se trata de cifras espectaculares, pero si en cambio dan cuenta de una estabilidad laboral que resulta más que importante en tiempos donde la incertidumbre parece estar enquistada muy fuertemente, en especial en lo que hace al mercado laboral. Producto de la falta de consolidación de la actividad productiva y económica, pero también por los cambios que se van instalando dentro del funcionamiento laboral.
La industria de la construcción resultó el sector más dinámico, pues tuvo una expansión del 8% anual con la creación de 2.637 puestos de trabajo por sobre los contabilizados en 2016, destacándose la alta participación que tiene la obra pública llevada adelante. Se recuerda que el sector explica el 7,2% de los empleos registrados de la provincia, con un total de 35.757 empleos. Luego de la referida, aparece en segundo lugar en crecimiento de empleos en blanco, el sector comercial.
Un aspecto que también fue destacado en ocasión de darse este informe del balance anual laboral de la provincia, fue justamente el aporte que realizó el Estado santafesino, acompañado por empleadores y sindicatos, en cuanto al sostén de los empleos de aquellas empresas que por diversas razones afrontaron situaciones comprometidas.
Dos sectores que se vieron afectados por procedimientos preventivos de crisis fueron el metalúrgico y el de la industria frigorífica, pudiéndose contener a una cantidad significativa de trabajadores, prevaleciendo el diálogo y el permanente acercamiento en la búsqueda de medidas que posibilitaron asegurar la continuidad laboral, ya que en ambos no se registraron pérdidas de puestos de trabajo.
Pasando al detalle por regiones, se consignó que el conglomerado Rosario mantuvo crecimiento durante los cuatro trimestres, mientras que en cambio el Gran Santa Fe osciló entre tasas negativas y estables. El balance final del período aludido da cuenta que Rosario registró un crecimiento de 2,8% equivalente a 6.807 puestos de trabajo más de los del año precedente, llegando de tal modo a 253.232 empleos registrados. El Gran Santa Fe por su parte tuvo un aumento mínimo de 0,3% que significan 245 puestos de trabajo, teniendo ese conglomerado un promedio de 73.082 empleos privados registrados.
Yendo al análisis por sectores, la industria manufacturera y el comercio han sido los que más aportaron al trabajo en blanco en la provincia, con 23% y 19% respectivamente. En la actividad industrial hubo una tasa anual de crecimiento de 1,2% que explica 1.377 puestos de trabajo más que el año 2016, llegando a 115.932. Por su parte el comercio también tuvo un crecimiento de 1,2% en el empleo registrado, representando 1.136 puestos más que el año precedente, alcanzando un promedio de 96.601 empleos en blanco.
En los tres primeros trimestres de 2017 se advierten porcentuales de crecimiento que confluyen hacia el cuarto trimestre con una tasa de 2,1% que explican 1.976 empleos más que igual trimestre de su año precedente.
El responsable provincial del área laboral, el ministro Julio Genesini, en ocasión de la presentación de este informe sostuvo que "los datos muestran los resultados concretos de una política de Estado que destaca a Santa Fe en el escenario nacional. La presencia del gobierno de la provincia promoviendo actividades productivas, realizando fuertes inversiones en materia de obras públicas y de infraestructura, atendiendo a las situaciones de las empresas con dificultades y defendiendo los puestos de trabajo en riesgo, se exhibe como una política de Estado virtuosa en aras de lograr la preservación de los mismos y el crecimiento económico y del empleo registrado".
La perspectiva del año anterior, con estos números, resulta positiva, aunque deberá mejorarse en el futuro. En especial en la reducción del trabajo informal, que mantiene todavía elevados índices.

Te puede interesar