Fuerte repercusión se produjo en Chile

Información General 13 de abril de 2018 Por
El cambio total de postura del Papa Francisco sobre lo ocurrido con la Iglesia chilena, provocó reacciones. Aquí ofrecemos el tratamiento que el diario "La Tercera" le dio al tema.
PAPA FRANCISCO.  Vuelco total por el caso chileno. FOTO ARCHIVO
PAPA FRANCISCO. Vuelco total por el caso chileno. FOTO ARCHIVO
“Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices de todos los zurdos, que son los que armaron la cosa”. Fueron las primeras declaraciones de parte del Papa Francisco sobre el tema del obispo Juan Barros, y ocurrió en un contexto particular. Porque no fueron a un medio, ni en una conferencia, sino en una interacción con fieles en plena plaza de San Pedro en el Vaticano, que fue grabada y luego se difundió por las redes sociales y la prensa. “Osorno sufre sí, por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente”, aseguró convencido sobre el escenario del obispo de Osorno.
“Todo es calumnia, ¿está claro?” Fue otra declaración improvisada. Al acercarse a la reja donde estaban los periodistas mientras aterrizaba en el aeropuerto de Iquique, Nicole Martínez, reportera de radio Biobío, le preguntó a Francisco su postura sobre las acusaciones contra Barros. Y la respuesta desataría un vendaval de proporciones: “El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar (…) No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia ¿Está claro?”.
La controversia fue tal que el Pontífice debió salir a aclarar sus dichos en el avión papal rumbo a Roma, e incluso pidió perdón a las víctimas de abusos -en especial a los denunciantes del sacerdote Fernando Karadima- por el tono de sus declaraciones. “Les pido perdón a ellos si los herí sin darme cuenta, fue una herida sin querer. Sé cuánto sufren y sentir que el Papa les dice en su cara: ‘tráiganme una carta’ es una cachetada. Y ahora me doy cuenta que mi expresión no fue feliz, porque no pensé en eso y entiendo como dice el apóstol Pedro en una de sus cartas, el incendio que se levantó”, señaló. Sin embargo, no modificó su respaldo a Barros, aunque dejó abierta la puerta a cambiar su postura.
Menos de un mes después, el Pontífice designaría una misión especial a cargo del arzobispo de Malta, Charles J. Scicluna, para investigar las denuncias contra Barros. El sacerdote trabajó rápido: viajó a fines de febrero a Chile y entregó un reporte de 2.300 páginas el pasado 20 de marzo. A partir de ese informe, el Papa escribió  la explosiva carta que fue leída este miércoles por los obispos chilenos, donde convoca a toda la Conferencia Episcopal a Roma y reconoce que se equivocó en valorar las denuncias contra Barros. “En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada. Ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo también personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”, afirmó, completando una fuerte variación en su postura.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar