Procuradora: no es fácil la designación

Notas de Opinión 09 de abril de 2018 Por
Leer mas ...
Por Guillermo Cherashny

Si bien se menciona que Miguel Pichetto y el bloque de senadores del PJ canjearía el pliego de Inés Weinberg de Roca por la designación de Humberto Roggero como defensor del pueblo, la cosa no está fácil porque el senador José Mayans, vicepresidente del bloque del PJ y hombre de Gildo Insfrán, teme una operación del macrismo contra el gobernador varias veces reelecto y lo mismo piensan varios gobernadores que temen que el PRO se quiera quedar con sus sillones de la gobernación, por lo cual los 25 votos de ese bloque no están garantizados.
En cuanto al bloque K, que cuenta con 9 bancas, se recordará que Eduardo Roca, el marido de la candidata, fue embajador de Onganía en las Naciones Unidas, por su amistad con Nicanor Costa Méndez, y el mismo cargo ocupó en la presidencia de Galtieri, a fines de marzo del 82, cuando concurrió para dar explicaciones sobre las fuerzas del ejército argentino acantonadas en Honduras entrenando a los contras de Nicaragua. A los pocos días cambió de tema y tuvo que defender la gesta de Malvinas y poco tiempo después, Eduardo Roca conoció a Inés Weinberg, se casaron y tuvieron un hijo. Ella le pidió al presidente Menem su nombramiento como jueza civil en el 96 en Hamburgo, donde ofició de intérprete, porque es una persona inteligente y ambiciosa y además políglota de 5 idiomas.
El problema para su nombramiento es su cercanía al presidente Macri, por lo cual, como dijimos, todo el peronismo, ya sea federal o K, teme que les mande fiscales u operaciones de la AFI para voltearlos.
Otro tanto ocurre con los tres senadores que responden al gobernador Zamora de Santiago del Estero y los de Misiones, de ahí que conseguir los dos tercios de los votos sea una tarea muy difícil y muy cara por lo que pueden exigir los peronistas. (El Informador Público).
SENADORES
EN ALERTA
Si bien el gobierno se esforzó por mostrar que no estaba quebrado el diálogo entre el ministro de Justicia Oscar Garavano y la Corte Suprema, tanto la acordada 4 de esta última que rechazara la habilitación del Tribunal Oral N° 9 para actuar en causas federales como los coletazos de la excarcelación de Cristóbal López se siguen sintiendo. El relax de Semana Santa sirvió no obstante para que se sondeara un principio de negociación entre la corporación de Comodoro Py y la Casa Rosada. Jorge Ballestero, uno de los camaristas de la Sala I que firmó la excarcelación de López y cuyo patrimonio declarado es de 12 millones de pesos, anunciaría a la brevedad su jubilación. Esto descomprimiría la situación: la denuncia contra aquél de Elisa Carrió ante el Consejo de la Magistratura se archivaría y el gobierno mostraría que la justicia federal, aunque en dosis mínima, se está renovando. En cuanto al Eduardo Farah, el camarista de la Sala II que fue convocado para resolver sobre López, su convocatoria a estos efectos estaría en orden y no cabrían las acusaciones.
Pese a lo anterior, la tensión esta latente: la mayoría de los jueces y fiscales de Comodoro Py piensan que el macrismo le pasa por encima a la independencia judicial, al incentivar a los medios a que cuestionen los fallos que complican al gobierno. Y el gobierno, empezando por el propio Macri, no puede sacudirse la obsesión de que habría al menos tres ministros de la Corte que actúan en sintonía con el kirchnerismo y que, a través del juez Ariel Lijo, influyen en la justicia federal.
Tal como están las cosas, la gran negociación por la aprobación del pliego de Inés Weinberg de Roca como la Procuradora General elegida por Macri, ha comenzado. Hay optimistas que dicen que el gobierno conseguiría los dos tercios de los votos designando al ex diputado (PJ) Humberto Roggero como Defensor del Pueblo, además de un par de embajadas. Pero las cosas no son tan sencillas: los senadores cristinistas, que no pasan de 8 o 9 pero influyen en los dos tercios, están convencidos de que Weinberg, una incondicional de Macri, se convertiría en la Gils Carbó del macrismo.
Trascendió efectivamente un informe que estaría en poder de la candidata a Procuradora , contendría un mapa de los fiscales de Justicia Legitima a remover ni bien Weinberg asuma el cargo. El trabajo menciona en particular a fiscales federales que actúan en Córdoba, La Plata, Mar del Plata, Mendoza, General Roca, Rosario, etc. No se advierte entonces porque los senadores k le allanarían el camino a alguien que viene a desmantelar el aparato judicial que protege al cristinismo. El tránsito de Weinberg por las audiencias del Senado puede ser penoso si las preguntas se concentran en hacer blanco en el desconocimiento practico que ella tiene del Ministerio Público y que no enseñan los libros. Todos recuerdan los padecimientos del entonces sindico general Miguel Reposo cuando CFK lo quiso imponer como sucesor de Esteban Righi en la Procuración. Reposo reprobó el examen y la entonces presidenta quedó humillada.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar