Cambio climático

Editorial 15 de marzo de 2018 Por
La alteración del clima no sólo afecta la economía sino también la salud.
El calentamiento global del planeta sigue aumentando de manera sostenida, provocando cambios climáticos importantes que en algunas partes se sienten con mucha mayor intensidad. Estas alteraciones del clima no sólo significan un muy alto costo en las economías, sino también en la salud de la gente. Es que, según se ha comprobado, los cambios en el clima, en especial por la manera brusca en que ocurren, llegan a alterar el ámbito geográfico y la estacionalidad de ciertas enfermedades infecciosas, incrementando de tal forma la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos, causando fuertes perturbaciones en los ecosistemas de producción de alimentos, y además, causando enfermedades directamente relacionadas a desastres naturales, tales los casos de olas de calor y de frío, además de inundaciones y sequías.
Justamente, aquí en la Argentina son advertidos esta clase de alteraciones climáticas siendo no sólo cada vez más frecuentes, sino también de fuerte contracción, pasándose de inviernos muy crudos a veranos también de gran intensidad, mientras que de las inundaciones a las sequías se pasa con la velocidad de un rayo, de una campaña agrícola a la siguiente, como está sucediendo en este momento en que enormes extensiones de campo están afectados de una gran seca, luego de haber estado cubiertos hasta por un metro de agua algunos meses atrás.
Desde la organización Campañas para Greenpeace Andino se sostiene que "el cambio climático está aquí y ahora. Solíamos hablar de una problemática para el futuro, pero es muy claro que es una realidad. Tiene grandes efectos en toda la Argentina, estamos viendo un mayor flujo de agua, un aumento de las lluvias fuera de las estaciones, problemas en el suelo, sequías extremas y uno de los mayores impactos es tener una agricultura productiva".
En tal sentido podrían recordarse varios de los principales eventos climáticos que se produjeron durante el verano, como inundaciones, incendios, mortandad de peces, además de temporales con vientos que alcanzan velocidad extremas, convirtiéndolos en huracanes, junto a tornados que también se reiteran de manera frecuente.
Donde mayor impacto tiene el recalentamiento global es en las lluvias pues al subir la temperatura hace que algunos ciclos se aceleren con fuerte impacto sobre la variabilidad de las precipitaciones, habiendo generado una situación complicada y compleja en nuestro país porque el déficit de agua debido a la sequía extrema que hay en diferentes regiones está afectando considerablemente la producción agropecuaria, trasladando los efectos negativos en los rendimientos tanto en la producción de forrajes como en la de carne. Incluso, se asegura que se están observando cambios en el comportamiento de ciertas especies como consecuencia del cambio y la variabilidad del clima.  
Desde la Fundación Vida Silvestre se coincide en que "el calentamiento global y el cambio climático exacerban mucho los fenómenos climáticos que antes ocurrían más espaciados en el tiempo y hoy son recurrentes y extremos", si bien de sostiene que todavía no hay peligro de la extinción de especies autóctonas, aunque de todos modos deben tomarse todas las prevenciones, ya que las mismas podrían verse seriamente afectadas por la interrupción de sus ciclos reproductivos. Un caso preciso en tal sentido, es que en la región de la bahía de Samborombón se encuentra la ultima manada de venados de las pampas, estimándose que apenas quedan 150 ejemplares, sufriendo consecuencias por los ciclos de mareas fuertes -conocidas como sudestadas- que cada vez son más frecuentes e intensas, que junto a la acción del hombre, podrían significar la pronta desaparición de esta clase de venados. 
Se remarca además que este cambio de temperaturas es altamente probable que traiga como consecuencia el desplazamiento geográfico de las zonas ganaderas, ya que la región tropical se desplazaría hacia el este en su límite superior y hacia el sudoeste en su parte media e inferior. A su vez la región ganadera de clima templado se comprimiría a medida que avanzan las condiciones más cálidas, ocupando el centro-sur y centro-oeste de la provincia de Buenos Aires y el centro de La Pampa.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar