Muertes por tabaco

Editorial 14 de marzo de 2018 Por
Cada año el cigarrillo causa 7 millones de muertes y cerca de un millón de fumadores pasivos.
"El Atlas del tabaco" es un informe que se presenta anualmente en ocasión de celebrarse la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud, que en esta ocasión tuvo lugar en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) contando con el impulso de la Organización Mundial de la Salud. Un dato principal revelado por este trabajo que fue presentado por sexta vez consecutiva, es que el tabaco es la causa de muerte de cerca de 7 millones de personas por año, 5 millones de varones y 2 millones de mujeres, y que el 80% de los casos ocurre en países de ingresos medios o bajos.
Esa enorme cantidad de fallecimientos anuales por diversas enfermedades causadas por el tabaco, se trata de aquellos que lo consumen de manera directa en sus diversas maneras de hacerlo, en especial y mayoritariamente por el cigarrillo, pero además hay 884.000 muertes cada año por culpa del humo de cigarrillos ajenos. Es decir, aquellos a quienes se identifica como fumadores pasivos, que con el sólo hecho de estar en ambientes de fumadores, aspiran el humo lanzado por los mismos y que termina por provocarles afecciones de similares características, y consecuencia, que quienes directamente son fumadores.
El estudio destaca que las grandes tabacaleras apuntan especialmente a buscar consumidores en los países más pobres y vulnerables, en los cuales es mayor la falta de regulación y controles. Es decir, en otras palabras, es mucho más simple imponer la adicción al tabaco y por lo tanto, ampliar la franja de consumo. Donde existen prohibiciones y normas regulatorias en cambio, en especial en aquellos países de mayor nivel de desarrollo, es muy complicado incrementar el consumo, ya que allí se encuentra en descenso. La Argentina es un país donde existen restricciones, aunque en muchos casos la falta de control -como en tantos otros aspectos- cuentan con la ley, pero que sólo se cumple a medias.
Se estima que en el mundo hay 1.100.000 personas fumadoras, que de acuerdo a las investigaciones realizadas en tal sentido, tienen un costo de 2.000 millones de dólares anuales, lo que significa un 2% del total que movilizada la economía mundial.
Con respecto a la Argentina y de acuerdo con datos y estadísticas volcadas en el Atlas de la OMS, hay 6.384.000 personas fumadoras, de las cuales 120 mil tienen menos de 14 años de edad, y de acuerdo con este mismo informe, en el último año murieron 47.700 por causas del cigarrillo, siendo la primera causa de muerte prematura y evitable. Se deja en claro, según estas mismas estimaciones que el 15% de los fallecidos por enfermedades provocadas por el consumo de tabaco, fueron personas fumadoras pasivas, es decir, aquellas que por cuestiones de hábitat o lugares de trabajo en los que no existen restricciones para fumar, aspiraron humo de los fumadores directos.
En la Argentina la situación ha ido mejorando sensiblemente desde que se implementaron normas restrictivas para fumar en lugares cerrados, en medios de transporte e incluso en algunos espacios abiertos, destacándose que los ambientes libres de humo son muy efectivos porque protegen al que no fuma y ayudan a fumar menos al que fuma. Un agregado señala que "en la ciudad de Buenos Aires en los últimos 15 años se redujo un 40% la cantidad de fumadores, aunque la prevalencia porcentual total es todavía del 23%", se consigna.
Durante la conferencia mundial en Ciudad del Cabo nuestro país fue distinguido por haber sido aumentados los impuestos al cigarrillo del 60 al 75 por ciento en el año 2016, siendo receptora la Fundación Interamericana del Corazón Argentina, como así también los ministerios de Salud y Hacienda.
Para la OMS entre las estrategias para combatir al cigarrillo se incluyen el monitoreo del uso del tabaco y las políticas de prevención, la protección de las personas del humo del tabaco con legislación de aire libre de humo, el ofrecimiento de ayuda para dejar de fumar, la inclusión de advertencias sanitarias en los paquetes, la prohibición completa de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco y el aumento de los precios e impuestos al tabaco.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar