La obra pública y el diseño son lugares que los arquitectos deben recuperar

Hábitat 12 de marzo de 2018 Por
En su visita a la ciudad el arquitecto cordobés, Ricardo Sargiotti, reflexionó sobre las necesidades más importantes de la profesión en la actualidad y sus desafíos.
DSC_2366

En los primeros días de marzo estuvo visitando nuestra ciudad el Arq. Ricardo Sargiotti, quien invitado por la Secretaria de Extensión de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad Nacional del Litoral, brindó una charla en la sede del Colegio de Arquitectura de nuestra ciudad denominada ¿Por qué Arquitectura?.

Este título funcionó muy bien como disparador de un interesante debate en el que participaron los profesionales y estudiantes presentes en donde Sargiotti los invitó a reflexionar sobre los desafíos y porque no los miedos, de los arquitectos en cuanto a su profesión de aquí a unos 15 años.

Con esta actividad Sargiotti, procedente de Córdoba, quiso volver a recuperar un espacio de reflexión y debate, espacios que se dan muy bien en las ciudades más grandes en donde residen las facultades más prestigiosas, pero que todavía no están en localidades con menor volumen como Rafaela, Villa María o Río Cuarto y resultan muy necesarios a la hora de interactuar y mantener al profesional actualizado. A través de su experiencia como docente vio la necesidad que tienen los arquitectos que vuelven a sus ciudades de origen en contar con esta clase de lugares y esto motivó la charla.

Previo al desarrollo de la actividad el Arq. Sargiotti dejó algunas reflexiones.

En este momento donde se baten récord de cemento y construcción. ¿Cómo se plantea la arquitectura?

El cemento es el commodity que te indica si se está construyendo más o menos y actualmente se está construyendo mucho y para mí es ahí donde debemos encender una luz roja los arquitectos. Los arquitectos debemos dejar de perder lugares, ese tremendo volumen de cemento es cada vez menos parte de la arquitectura hecha por arquitectos. El Estado construye por su cuenta, se está llevando adelante una gran cantidad de obra pública que quizás hace unos años no se veía, en donde se construyen obras faraónicas y sin concurso alguno de profesionales, como es el caso de Córdoba, y ahí los arquitectos perdemos la oportunidad de la obra pública.

Por otro lado, tenés la especulación inmobiliaria. Al retraerse el Estado en la construcción de la ciudad, el que termina operando y construyendo gran parte de la ciudad es la especulación inmobiliaria, que tampoco necesita de arquitectos porque tienen diseñadores in haus que trabajan sobre modelos muy conservadores, porque por lo general el mercado no arriesga. Y por último, Pinterest. Hoy toda persona tiene al alcance de su mano en un teléfono la casa de sus sueños, y justo ahí donde el arquitecto empezaba a hacer sus primeras armas, ahora ya casi todo está armado y el cliente elige y le muestra al arquitecto una serie de imágenes y a este solo le queda acomodar esas imágenes.

En este escenario estamos los arquitectos, en donde a veces perdemos mucho tiempo en discusiones sobre si debería haber trabajado con un maestro mayores de obras, albañiles o ingenieros y creo que no estamos tomando conciencia de estamos perdiendo mercados muchos más grandes.

¿La sustentabilidad, una moda o un verdadero objetivo?

Tanto cemento, tanto ataque al medioambiente. Hay mucha tecnología invertida para innovar y mejorar los materiales, pero se necesita que de alguna manera se convierta en un negocio para que trascienda y este al alcance de todos.

Creo que la sostenibilidad, lamentablemente se convirtió en unas de las tantas palabras de moda. La principal sostenibilidad que puede generar la arquitectura es construir algo que perdure en el tiempo. Si yo hago una casa sustentable que a los 15 años la voy a tener que renovar toda porque los sistemas no funcionan o lo materiales se deterioran, comparado con una casa promedio que se estima 50 años de durabilidad, ¿dónde esta la sostenibilidad de la primera, que produjo desecho dos veces y media en este periodo? Si construyo un esqueleto metálico que tengo que pintar cada 2 o 3 años con esmalte sintético, entonces, ¿dónde está la sostenibilidad? Creo que este termino se lo toma muy a la ligera y se convirtió en un negocio. Lo absurdo de este tema es que los norteamericanos son los que ponen el famoso sello LEED, para que una obra sea sostenibles reconocida universalmente, pero paradójicamente son una de las culturas que más contaminación generan en el mundo. Si esta gente nos esta diciendo como cuidar los recursos, creo que hay algo que está mal.

En Córdoba se ha dado un fenómeno en la apropiarse del espacio público, como fue Güemes, en Rafaela está surgiendo una movida similar. ¿Cómo ves estas iniciativas?

Muy positivo desde el punto de vista urbanístico. Es un fenómeno de desplazamiento de clases en los lugares, muy interesante. Lo mejor que le puede pasar a una ciudad es que reviva su vereda, la seguridad, el mantenimiento, la convivencia social, todo lo tenes ahí. El Estado debería ser ese ser invisible que facilite que estas cosas ocurran. Debería asegurar que el pavimento este bien, que haya seguridad, que los arboles no se caigan. Este tipo de movidas son hiper necesarios. Si no aparecen este tipo de cosas las ciudades se pierden y con esto no es perder sólo un espacio público, sino perder la oportunidad de un trato social y es lo que necesitamos como seres humanos para vivir.

26 ANIVERSARIO CAPSF

El pasado 9 de marzo el Colegio de Arquitectos celebró un nuevo aniversario de su creación. El Distrito 5 con base en Rafaela pero, abarcando a más de 90 localidades de la región centro norte de la provincia, abrió sus puertas no solo para facilitar los trámites y cuestiones técnicas que hasta el momento solo se realizaban en la ciudad de Santa Fe, sino para crear un espacio de representación, encuentros y vínculos entre los profesionales arquitectos.

Hoy, el Colegio cuenta con unas 270 matrículas activas en nuestra ciudad, pero además desde la institución se hace un gran esfuerzo para fortalecer las relaciones entre los profesionales retirados e involucrar a los nuevos matriculados en los diferentes temas y actividades.

“La posibilidad de contar con una visación técnica en el ámbito de la institución te permite solucionar el problema en el momento y así avanzar rápidamente en el expediente, por ende poder acceder más ágilmente a tus honorarios y no como antes cuando quedaban retenidos en Santa Fe hasta que se resuelva todo”, explicaba el arq. Hugo Andretich en una nota reciente para este diario. El avance y acceso a la tecnología ha permitido el desarrollo constante de los servicios por parte del CAD 5 para sus matriculados. Trámites que hace un tiempo solo se podían realizar solo en la sede local, ahora se hacen por internet agilizando significativamente los tiempos y condiciones de trabajo, tanto para los arquitectos de otras localidades como para los de acá.

En este recorrido institucional pasaron muchos profesionales que también dedicaron su tiempo para construir esta institución y seguirá siendo uno de los principales objetivos, seguir abriendo el Colegio a la participación de los matriculados. Hacer de este espacio, un lugar de consulta continua, con constantes vínculos profesionales en donde debatir y analizar las problemáticas de forma conjunta.

Te puede interesar