Jóvenes y abuelos en una tarde compartida

Información General 08 de marzo de 2018 Por
Estudiantes de 5º año del Colegio Misericordia visitaron a los abuelos del Hogar "Magdalena de Lorenzi" para compartir una merienda, canciones y anécdotas. Al final de la tarde, todos felices. Que se repita.
FOTO J. BARRERA CHICOS Y NO TAN CHICOS. En el salón del Hogar se sirvieron mates, tortas y mucho cariño para una merienda perfecta.
FOTO J. BARRERA CHICOS Y NO TAN CHICOS. En el salón del Hogar se sirvieron mates, tortas y mucho cariño para una merienda perfecta.
Con mucho, mucho, mucho afecto, una gran dosis de buen humor y sonrisas por doquier, los alumnos de 5º año del Colegio Nuestra Señora de la Misericordia compartieron ayer la merienda, charlas y canciones con los 47 abuelos que hoy se encuentran en el Hogar de Ancianos "Magdalena de Lorenzi". Minutos antes de las 16 hs., los jóvenes estudiantes comenzaron a llegar en bicicleta, otros caminando o bien en auto porque en algunos casos asistieron acompañados por sus madres y abuelas y abuelos que forman parte de la comunidad educativa de la escuela. 
"Hace dos semanas nos reunimos los padres para definir la forma en que se organizaban todos los festejos de los chicos que entran a 5º año, definir cuáles eran los festejos internos en el Colegio y en la ciudad, que cosas están permitidas y qué no. Entre otras propuestas, los chicos plantearon su interés en realizar una acción solidaria para poner en práctica las enseñanzas que el Colegio les inculcó desde los 3 años, un sistema de valores basado en el respeto, en la solidaridad, en el compromiso. Y el alumnado eligió el Hogar de Ancianos Magdalena de Lorenzi", explicó Soledad Castillo, una mamá que se hizo cargo de las relaciones públicas del grupo. 
Una vez que eligieron el Hogar de barrio 9 de Julio, a través de las redes sociales los chicos que tienen entre 17 y 18 años comenzaron a diseñar esta jornada. Llevar regalos para entregar a los abuelos, torta y otros alimentos para compartir "una especie de fiesta de cumpleaños sin cumpleañeros" (para ello contaron con la colaboración de Mutual Pyme Rural). Pero no fueron solos porque rápidamente la Comisión de Madres Solidarias del Colegio Misericordia y el espacio de los Abuelos y Abuelas Tejedores y Costureros de los alumnos aceptaron sumarse a la iniciativa. 
La integración entre los jóvenes y los abuelos del Hogar en el amplio salón fue total. El vínculo de cercanía que podía observarse en cada mesa compartida componía una imagen de familia. Por tanto, "misión cumplida" coincidieron todos al sacar las conclusiones de "esta fiesta" entre mate y mate, tortas y otras dulzuras. 
Unos 65 chicos participaron de la acción solidaria e incluso cantaron dos canciones, "Resistiré" y "Cómo no creer en Dios". 
Uno de los abuelos internado en el Hogar hizo llorar a muchos a partir de una anécdota personal en el que habló de la importancia de la fe. 
La experiencia fue tan positiva que comenzó a tomar forma un acuerdo de mediano plazo para que este grupo de 5º Año de la Misericordia asuma una suerte de padrinazgo anual del Hogar para colaborar en la realización de distintas actividades. "Ahora buscamos que la relación solidaria con los abuelos no sea solamente en el inicio de clases. Nos encantó venir", dijo una de las jóvenes alumnas sin disimular su carita feliz. 
Este grupo de alumnos ya había recibido las "felicitaciones" por parte de la Municipalidad de Rafaela por su ordenado festejo del martes a la madrugada en la Plaza 25 de Mayo. 
Y sin duda que los chicos comenzaron su último año por la escuela secundaria con una nota insuperable por su acción solidaria: un 10!

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar