Editorial

La Palabra 10 de marzo de 2018 Por
Los gestos

Esos que se manifiestan en tantas circunstancias. Los que pocas veces se ven. Que en casi todos los casos dejan huella por su profundidad. Nuestra entrevistada menciona cada vez que puede su llegada al gran escenario de la música popular de la mano de músicos nobles y generosos como Rosendo y Ofelia, si bien ella venía de ser reconocida en un trascendente concurso de aficionados. Pero la posibilidad de estar en lugares de mucha exposición, le permitió capitalizar su imagen y comenzar una historia donde el canto se transformó en una profesión que hasta hoy sigue siendo su actividad por excelencia. La transferencia de esos valores, confirman que fueron merecidos aquellos gestos recibidos en su adolescencia, toda vez que ella misma se propuso darle cabida a sus cantoras conocidas para establecer una comunión y visibilizar el lugar que ocupa la mujer cuando decide dedicarse a la música. Una cadena de solidaridad que responde a los acontecimientos que cada quien puede ir gestando en su vida para hacer causa común.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar