Cómo prevenirlo y tratarlo

Sociales 07 de marzo de 2018 Por
CANCER COLORRECTAL

BUENOS AIRES, 7 (NA). - En las últimas décadas, los avances en el tratamiento quirúrgico y oncológico del cáncer de colon y recto han mejorado la calidad de vida de los pacientes, aunque el impacto en la sobrevida a los 5 años, ha sido moderado.
Esto se debe principalmente a que el diagnóstico del tumor se realiza cuando el mismo presenta síntomas, y en estas circunstancias está avanzado en el 50% de los casos aproximadamente.
Según la Guía de Recomendaciones para la prevención del Cáncer Colorrectal (CCR) desarrolladas por distintas Sociedades Científicas de la Argentina y con la Coordinación del Instituto Nacional del Cáncer (Consenso Argentino 2004 y su actualización del año 2010), las estadísticas sanitarias locales e internacionales señalan a la Argentina como un país con alta prevalencia de CCR.
"Constituye aquí la segunda causa de muerte por cáncer, sólo superada por el cáncer de pulmón, y representa el 3% de las muertes totales por cualquier causa que se registran, causando unas 6500 muertes anuales, unas 18 muertes diarias por CCR", explicó Marcelo Colinas, médico cirujano, especialista nacional en Proctología de la Clínica San Camilo.
Colinas indicó que cuando el diagnóstico se realiza en las etapas tempranas de la enfermedad, "la posibilidad de curación supera el 80% de los casos".
"Aproximadamente el 90% de los tumores colorrectales tienen su origen en lesiones premalignas, como pólipos adenomatosos. Un adenoma menor de 1 centímetro estimativamente, puede llegar a crecer y sufrir transformación hacia un carcinoma en 10 a 15 años", indicó el cirujano. 
Además, el especialista señaló que "el cáncer colorrectal puede afectar a cualquier segmento del colon o del recto".
"Dos tercios de éstos cánceres se ubican en el colon, de los cuales, el 40% se originan en el colon derecho, 40% en el colon sigmoides y el 20% en el colon transverso y el descendente. El tercio restante ocurre en el recto", enfatizó.

¿Quiénes son más propensos en adquirirlo y porqué?

Colinas afirmó que "se puede dividir a la población en tres grandes grupos pasibles de desarrollar CCR":
a) Individuos con riesgo denominado promedio o habitual de padecer CCR. Este grupo comprende a la mayoría de las personas y corresponde al 70- 80% del total. .
b) Individuos con riesgo moderado, por presentar antecedentes personales o familiares de adenomas o CCR y representa alrededor del 20%.
c) Individuos que presentan riesgo alto por tener factores personales como una enfermedad inflamatoria crónica intestinal, o antecedentes de riesgo familiares relacionados con determinantes genéticos predisponentes como son los casos de Poliposis Adenomatosa Familiar o del Cáncer Colorrectal Hereditario No Asociado a Poliposis (Síndrome de Lynch), representando del 5 al 10% del total.

¿Ante qué síntomas el paciente debe estar alerta por sospecha de cáncer colorrectal?
a) Colon derecho: sus síntomas principales son anemia, cambios evacuatorios, dolor, tumor palpable y oclusión intestinal.
b) Colon izquierdo: sus síntomas principales son cambios evacuatorios (alteraciones en las características de la materia fecal o cambios en la defecación), hematoquezia o proctorragia (pérdida de sangre con la materia fecal) y oclusión.
c) Recto: sus principales síntomas son: Proctorragia, pujos y tenesmo (sensación de querer continuar con la defecación y sensación de evacuación incompleta).

Cómo se diagnostica: estudios médicos y si puede leerse en análisis de sangre, ¿qué valor es tenido en cuenta?

Colina comentó que "el diagnóstico puede realizarse ante la sospecha de un tumor frente a alguno de los síntomas mencionados anteriormente, mediante la realización de una videocolonoscopia".
Al respecto, dijo que "esta es la situación más frecuente, es decir el diagnóstico como consecuencia del estudio de los síntomas".
"En algunas ocasiones se puede diagnosticar ante la sospecha, mediante un estudio de sangre oculta en materia fecal que arroje un resultado positivo, hecho que determina la necesidad de realizar una VCC (videocolonoscopia) que finalmente confirma el diagnóstico. La situación ideal de diagnóstico es aquella en la que se detectan lesiones pequeñas y en estadios iniciales, hecho que aumenta significativamente las posibilidades de curación; pero esto solo se consigue si se realiza algún estudio de manera preventiva o como pesquisa, dado que en sus inicios el CCR no causa síntomas", añadió.
El experto explicó que el tratamiento con intensión curativa "es quirúrgico en todos los casos de cáncer localizado en el colon y el segmento superior del recto".
"En algunos tumores localizados en el extremo distal o inferior del recto, se puede realizar inicialmente tratamiento neo adyuvante, es decir, radioterapia y quimioterapia antes de la cirugía y en algunos casos excepcionales ocurre remisión completa del tumor. Sin embargo, la regla es la cirugía luego de finalizar dicho tratamiento", añadió el cirujano. 
Existen dos formas para intentar prevenir el CCR. La prevención primaria y secundaria: .
a) Prevención primaria a través de modificaciones de estilo de vida que incluyen realizar ejercicios físicos, erradicar el tabaquismo y la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, mantener una dieta rica en fibras y evitar la obesidad.
b) Prevención secundaria, mediante la detección de lesiones precursoras y/o cánceres tempranos. Inicialmente, el médico determina el riesgo individual de padecer CCR mediante el interrogatorio orientado a recabar antecedentes personales y/o familiares relacionados al CCR. Luego el médico solicitará algún estudio según cada caso y en la actualidad el mejor estudio es la videocolonoscopía.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar