Tiempo, la vida es tiempo

Deportes 06 de marzo de 2018 Por
Leer mas ...
Un individuo derrocha tiempo, o dice que gana tiempo si logra tal proeza o chicana. Bill Gates, Steve Jobs y Pepe Mujica coinciden que nada se compra con dinero sino con tiempo. El tiempo destinado para llegar a ese objetivo. Cuánto demoraste para pagar el crédito o ahorrar esa cifra. Uno se fija siempre cuánto demora para ir al trabajo, y cuál vía es la mejor, identifica dónde pierde su tiempo y en qué lo optimiza, sabe con exactitud cuánto demoró en la sala de espera, y si ese médico no lo hizo esperar se convierte en un gran doctor de buen corazón y prestigio. Detalles para razonar o simplemente justificar al tiempo de cada uno, porque verdaderamente es lo que es.
Por eso el deporte sufre esa reflexión. Cómo ganar tiempo. En el pasado el tiempo era una medida y en la actualidad es un valor determinado y, creo, bien preciado. En la prosperidad el tiempo se convierte en placer, el tiempo no se debe derrochar. Entonces, debemos hacer lo que nos gusta pero pensando en el tiempo. No es lo mismo perder dos o más horas en el gimnasio que transformar tu entrenamiento en menos de una hora con un baño de por medio. Esa persona ahorró tiempo, se convierte en un individuo dichoso, puede convertir su tiempo ahorrando en otra tarea o mejor aún en otra distracción. La filosofía de vida la dejo para ustedes, me comprometo sólo a informarles que existen posibilidades para conseguir el ahorro de tiempo en el entrenamiento. Los entrenamientos integrales, clases funcionales, el entrenamiento con chalecos electrofitness son tres posibilidades de obtener el mismo resultado con la ventaja del tiempo destinado. La electroestimulación tiene grandes ventajas: En primer lugar hay que destacar el ahorro de tiempo. En la parte muscular logramos un aumento de la fuerza localizada y desarrollo de la masa muscular. Ambas cosas son posibles con unas frecuencias elevadas, permitiendo que el músculo se someta a una sobre estimulación (con la intensidad conseguiremos que cada vez más fibras se impliquen en el trabajo muscular requerido). Mejoras en la vascularización. Está perfectamente demostrado que al estimular un músculo con bajas frecuencias obtenemos una elevación del riego sanguíneo local muy intensa, ello genera una adaptación de tal modo que la capilarización local aumenta y ello favorecerá tanto la respuesta más intensa y prolongada en el tiempo de las fibras musculares rojas como de las fibras blancas.
Las ventajas son prácticamente imposibles de enumerar tales como puedan ser mejorar otras condiciones físicas como la elasticidad, tener a nuestro alcance medios que nos permiten disminuir el dolor, recuperar más rápido y adaptarnos al entrenamiento con mayor facilidad tras una lesión, poder exigirnos una mayor cantidad de trabajo físico muscular sin riesgo de lesión o fatiga física o psíquica, y así podríamos seguir enumerando una cantidad de beneficios siendo el tiempo su gran bandera. Es digno de probar.

Te puede interesar