Lo peor, ¿pasó?

Notas de Opinión 04 de marzo de 2018 Por
Leer mas ...
Ateniéndonos a las palabras del propio presidente Macri, "lo peor ya pasó"... habiendo sido tal vez lo más esperanzador de su escueto discurso de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso. Es que aún habiendo formulado propuestas de raíz progresista, como la despenalización del aborto, la ampliación de licencia por paternidad y el aumento de penas para quienes causen accidentes de tránsito conduciendo borrachos, en cambio habló poco y nada de la economía, lo más preocupante -junto a la inseguridad- que afecta a la gente.
Es cierto, hubo expresiones de deseos, como el crecimiento que viene y los controles que deben hacerse sobre la inflación y el déficit fiscal, un combo que mejoraría todo, aunque sin certeza sobre los plazos. Más considerando que se vienen en las cercanías nuevos ajustes de tarifas, lo que preanuncia momentos sociales más que complicados al menos hasta mitad de año. Luego, el afloje que servirá de ingreso a la etapa que apunta a la elección presidencial de 2019. Aunque el endeudamiento seguirá provocando asfixia y de eso, el presidente no dijo una palabra. Es que aún tratándose del sostén del gradualismo, así no se puede seguir demasiado tiempo. Este año se necesitarán otros 30.000 millones de dólares para subsistir.
Hay datos que son difíciles de digerir, y que exceden generosamente al gobierno de Macri, e incluso también al de los K con todo el deterioro provocado en todo sentido, como por ejemplo lo mucho que le cuesta crecer a nuestro país, que en las últimas cuatro décadas lo hizo a razón de un cuarto de Chile. Además de malas decisiones de los gobiernos, el mayor daño lo provoca el mismo Estado, que en los últimos 25 años aumentó tres veces sus gastos. Somos cerca de 42 millones de habitantes y más de la mitad vive a costa de los recursos del Estado. Es un dato de la realidad y todo el mundo sabe que sin modificar este cuadro llegar a las soluciones es casi imposible, pero no se puede tocar nada porque explota la calle. Lo hemos visto todo este tiempo. Se debilita el gobierno y se hace difícil poder ganar elecciones. ¿Qué hacer? El dilema por resolver. Hasta ahora en este núcleo no se hizo demasiado, pues hoy hay 66.000 empleados públicos más en los tres niveles del Estado.
Sin embargo hay un dato positivo en lo macro, es que este año par y por primera vez en mucho tiempo, crecerá la economía. No en los 3,5 puntos estimados por el gobierno, pero sí más de 2 puntos, y eso es destacable considerando que todos los pares -años sin elecciones- la economía estuvo en retroceso.
De todos modos, esta expansión viene dándose en forma despareja y por lo tanto, no repercute en el bolsillo de la gente, en especial de quienes menos recursos disponen. Tal vez a la larga tenga efecto, pero la franja más castigada requiere de soluciones hoy, tal vez ayer, hablarles del mañana no está dentro de sus planes.
Y algo más del acto en la Asamblea Legislativa, aunque de la vereda del frente. La ex presidenta Cristina Kirchner no asistió aduciendo que "no le gusta escuchar mentiras". Un desplante más y van demasiados, que retrotrajo a su ausencia en la transmisión de mando. Todo se asemeja a una actitud caprichosa e histérica que a la de alguien que fue dos veces presidente y actualmente senadora, dejando en evidencia el absoluto respeto que siente por la democracia. Todo en ella está muchísimo más cerca del autoritarismo, aún en las actuales circunstancias.
Pasando a otro tema, de los muchos que sobrevuelan, es que el polémico jefe de los espías Gustavo Arribas otra vez aparece envuelto en una cuestión de coimas, siendo señalado otra vez desde Brasil por haber ido a aparar a su cuenta unos 850 mil dólares. Todo es parte del lava jato del vecino país, recordándose que la vez anterior en que hubo este mismo problema, el juez todo servicio Canicoba Corral lo sobreseyó con la velocidad del rayo. Recordar que a la transparencia hay que cuidarla todos los días...

Te puede interesar