Exigen presencia de padres en los festejos de 5º año

Locales 03 de marzo de 2018 Por
Los responsables de los lugares bailables donde se desarrollen este tipo de fiestas, deberán declarar la cantidad de menores que habrá en el lugar y el nombre de los padres que estarán presentes. Se pedirá un padre por cada diez menores. Habrá operativos de control.

La Municipalidad de Rafaela decidió poner en marcha una serie de medidas tendientes a garantizar el desarrollo de los festejos de quinto año, sin que estos puedan generar inconvenientes en el resto de la comunidad. Los cambios, que contemplan acciones vinculadas a los festejos que se desarrollan en la vía pública, como así también a los eventos que se organizan en locales privados, fueron analizados ayer durante una reunión de la que participaron los secretarios de Gobierno, Eduardo López, de Educación, Mariana Andereggen, y de Prevención en Seguridad, Delvis Bodoira; entre otros.
El encuentro se llevó a cabo en el Complejo Cultural del Viejo Mercado y permitió además diagramar los operativos de control que se pondrán en marcha a partir de este fin de semana, con el objetivo de verificar el cumplimiento de las nuevas medidas.
La reglamentación autoriza el uso de la vía pública para la realización de festejos estudiantiles que organicen alumnos de escuelas secundarias, ya sea por inicio, finalización del ciclo lectivo u otras ocasiones especiales, sólo a quienes tramiten el pertinente permiso, con la anticipación exigida por las normativas vigentes.
El recorrido que deberán efectuar los concurrentes, será comunicado por las autoridades municipales, quienes controlarán el cumplimiento de las Ordenanzas Nº 4638 y 3508 relativas a la prohibición de uso de artificios de pirotecnia y cualquier otro elemento que atente contra la seguridad e higiene.
Por otra parte, en las fiestas que se desarrollen en los centros de diversión de la ciudad, deberá asistir y permanecer un padre por cada diez estudiantes presentes. Los propietarios de dichos establecimientos deberán tramitar en cada caso concreto el pertinente permiso para la realización del evento, que será otorgado tras la presentación del contrato suscripto entre el titular del establecimiento y los padres de los alumnos que organizan la fiesta; y del listado de los padres que asistirán al evento, incluyendo la cantidad de estudiantes que asistirá.
Para el Secretario de Gobierno, el objetivo del Municipio es tratar de dar una respuesta a la comunidad, suministrando un marco regulatorio, cuya mayor novedad es “la incorporación de la presencia de padres para el acompañamiento de los alumnos, tanto adentro de los establecimientos bailables, como en el camino hasta el ingreso a las escuelas”.
López anticipó que en los días donde se organicen este tipo de festejos “habrá operativos de seguridad que involucrarán a distintos áreas del Municipio y donde también estará presente la policía de la Unidad Regional V de Policía”.
El funcionario sostuvo que las medidas surgen dos premisas muy claras. “Por una parte, la seguridad de los estudiantes que asisten a estas fiestas –puntualizó- Y por otro, la tranquilidad del resto de la gente que tiene que descansar o ir a trabajar. Para esto, la presencia del Estado como regulador es muy importante”.
En relación a las exigencias que caerán sobre los locales bailables, Lopéz consideró que los privados “son un elemento de enlace, con lo que los chicos están proponiendo”. Y que las normativas vigentes atañen a su funcionamiento. “La idea es que, en forma conjunta, logremos el consenso necesario para poder respetarlas”, agregó.
Por su parte, la Secretaria de Educación definió a los festejos de los chicos y chicas que están terminando la secundaria “como una preocupación que atraviesa a toda la comunidad”, y dijo que el objetivo es que puedan “celebrar en un marco de seguridad, que no tengan consecuencias graves ni ellos, ni los demás ciudadanos”.
Para Mariana Andereggen, los festejos se van a regular no desde un marco de control y prohibición, sino desde una “distribución de responsabilidades para todos los adultos que estamos cerca de ellos”.
“Se incorpora la presencia de los padres, de las figuras adultas, que van a tener que acompañar esos festejos. No sólo de hacerse responsable de la diversión sin expendio ni consumo de alcohol, sino también el posterior recorrido y acompañamiento de esos estudiantes a sus respectivos establecimientos educativos”, agregó.
“Creemos que esto será un gran trabajo de todos. De las escuelas con sus reuniones entre las familias y los estudiantes, para acordar modos saludables de festejar la llegada del último año; de los empresarios de la ciudad; y del Estado que somos responsables de la seguridad de esos chicos y chicas y también de toda la ciudadanía”, concluyó.​

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar