Insectos, ¿o asado y pastas?

Información General 03 de marzo de 2018 Por
La Unión Europea acaba de autorizar el consumo de insectos en toda su jurisdicción. Ya hay cerca de 2.000 millones de personas que los consumen. Tienen un valor nutricional más alto que la carne, el pescado y las harinas. Uno de los especialistas consultados fue el ingeniero Jorge Frana del INTA Rafaela. En nuestro país aún hay rechazo, por cuestiones culturales.
Ver galería FOTOS ARCHIVO INSECTOS. Dos mil millones de personas ya los consumen. JORGE FRANA. Palabra autorizada.
1 / 2 - FOTOS ARCHIVO INSECTOS. Dos mil millones de personas ya los consumen. JORGE FRANA. Palabra autorizada.
(Desde Mar del Plata). - El consumo de insectos por parte de las personas viene desde hace siglos, aunque su gran expansión es cosa más reciente, existiendo unas 1.900 especies que son comestibles y que según la FAO de las Naciones Unidas complementan la dieta de unos 2.000 millones de individuos de todo el mundo. El tema cobró mayor dimensión, y por sobre todo difusión, desde que hace muy poco la Unión Europea autorizó el consumo de insectos.
Algunos puntos centrales de la nota aparecida en "Clarín" con la firma de Adriana Santagati dando cuenta que los insectos proporcionan proteínas y nutrientes de alta calidad en comparación con la carne y el pescado, siendo ricos en fibras y micronutrientes; además, plantean un riesgo reducido de transmisión de enfermedades de los animales a humanos; y finalmente, su producción es muy eficiente, ya que originan menos gases de efecto invernadero y consumen menos agua que el ganado tradicional.
En Tailandia por ejemplo existen criaderos de insectos que son exportados a diversas partes del planeta, y también en México no sólo la producción es importante, sino también el consumo. Por ejemplo los "chapulines" son unos de los preferidos, que aquí conocemos como grillos, cuyo nombre dio origen al legendario personaje de Roberto Gómez Bolaños "El chapulín colorado", que aún hoy sigue atrapando a los chicos -y otros no tanto- frente al televisor.
Ampliando algo más, y clarificando al lector, los insectos más consumidos en el mundo son los escarabajos, luego las orugas, las abejas, avispas y hormigas.
¿Qué pasa en la Argentina? Salvo alguna cultura poco conocida que tenga alguna clase de insectos en su alimentación, existe un rechazo bastante pronunciado de la población. ¿Cómo alguien puede suponer que insectos reemplacen al asado o un buen plato de pastas? Ni pensar en las milanesas con papas fritas o un bife de chorizo. Pero el tiempo modifica muchas costumbres, y aquí bien puede recordarse aquello de nunca digas que de estas agua no vas a beber. Es que el mundo, con una población que crece aceleradamente, está falto de alimentos y la posibilidad de los insectos -ya consumidos por más de una cuarta parte de los habitantes de la tierra-, junto a las algas y demás plantas marinas, pueden ser la solución de un mañana mucho más cercano de lo que parece.

OPINA FRANA
Lo que hace mucho más atractiva la nota en cuestión, es que fue requerida por su autora la opinión del ingeniero Jorge Frana, muy conocido en nuestra ciudad, quien además en reiteradas ocasiones fueron requeridas sus opiniones y notas por parte de LA OPINION al presentarse situaciones puntuales como la aparición de langostas, alacranes o cualquier otro asunto relacionado con insectos. Se lo ubica a Frana como ingeniero del INTA Rafaela -y con justa razón- uno de los máximos referentes del organismo en insectos. "Desde épocas milenarias -explicó el especialista- este tipo de consumos alimentarios constituían la alimentación de la humanidad en forma complementaria. Los programas de Marley fueron los que mejor captaron esa idea de probar delicadezas: sí, en Asia comen langostas, grillos, cucarachas". Y cuenta que su profesor de posgrado en Estados Unidos les hacía probar todo tipo de larvas fritas, señalando "si rompés esa fobia innata que lleva el humano, no los vas a ver más como enemigos, sino como una comida posible. Esa fobia la tenemos por mal entendidos, por desinformación. Dicen que la cucaracha es sucia, pero cuando la mirás con microscopio, cada 30 segundos se limpia patas y antena, porque ahí tienen los sensores parta percibir el ambiente. La cucaracha se mueve por un ambiente sucio, pero eso lo provee el humano".

EJEMPLO SUSHI
La FAO del organismo mundial, cita el ejemplo del sushi para anticipar un futuro en el que superemos la fobia de los insectos y otros bichos como pudimos vencer la del pescado crudo, que hoy es un manjar en todo el mundo, codiciado en las mesas más exigentes.
Como dato final, digamos que cada vez son más los emprendimientos gourmet en todo el mundo que van añadiendo insectos a sus productos y ofrecimientos gastronómicos. En Nueva York ya existe un festival anual con platos preparados exclusivamente con bichos e insectos.
Se trata de algo que avanza de manera incontenible, modificando el gusto y costumbres de la gente, especialmente en lugares -como toda Europa por ejemplo- donde parecía poco probable que suceda. Hoy tiene admitidos a los insectos de manera legal como parte de la alimentación.





Te puede interesar