Murió el represor Luciano Menéndez

Nacionales 28 de febrero de 2018 Por
TENIA 90 AÑOS

BUENOS AIRES, 28  (NA). - El represor Luciano Benjamín Menéndez, condenado 13 veces a prisión perpetua por múltiples crímenes de lesa humanidad, murió ayer a los 90 años en un hospital de Córdoba. Menéndez, que comandó el Tercer Cuerpo de Ejército entre 1975 y 1979, estaba internado desde el 7 de febrero en el hospital Militar de Córdoba, en estado delicado debido a una complicada afección hepática.
Durante la última dictadura, el fallecido ex militar fue la máxima autoridad en Córdoba y fue el responsable de la represión en las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán.
Con el comienzo de los juicios contra los responsables de la represión, Menéndez se convirtió en el que más condenas recibió: fue sentenciado a prisión perpetua en 13 oportunidades por desapariciones, asesinatos, secuestros, torturas, violaciones y robo de bebés.
En este sentido, fue hallado culpable de la desaparición de 282 personas, 52 homicidios, 260 secuestros y 656 casos de tortura, gracias a los testimonios de los pocos sobrevivientes de los centros clandestinos de detención bajo la órbita del Tercer Cuerpo.
Tuvo bajo su mando el destacamento de Inteligencia 141 General Iribarren, del que dependía el centro clandestino de detención La Perla, conocido como "la ESMA cordobesa", por donde se calcula que pasaron 2.500 detenidos.
Según los testimonios recolectados durante los juicios en su contra, Menéndez solía visita La Perla y presenciar tanto los interrogatorios bajo tortura como los fusilamientos al borde de las fosas comunes.
Lo llamaban "Cachorro" -por haber sido el general más joven, con 45 años- y "Chacal", apodos a los que luego se le sumó el de "La Hiena de La Perla".
También se le adjudicaba haber sido el ideólogo del "pacto de sangre" con sus subordinados, que consistía en que todos participaran de los secuestros y fusilamientos.
Con el regreso de la democracia, Menéndez evitó varias causas judiciales en su contra al ampararse en las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y en 1990, poco antes de ser sometido a un juicio, recibió el indulto del entonces presidente Carlos Menem.
Cuando finalmente debió comparecer ante la Justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos, en el marco de los juicios iniciados en 2008 tras la derogación de las llamadas "leyes de impunidad", el represor no dejó de reivindicar el terrorismo de Estado.
"Nuestros enemigos fueron los terroristas marxistas. Jamás perseguimos a nadie por sus ideas políticas", dijo antes de ser condenado a prisión perpetua junto al dictador Jorge Rafael Videla en 2010 por los fusilamientos de presos políticos en la UP1 de Córdoba.
Tras conocer la noticia de su muerte, varios dirigentes y organismos de derechos humanos publicaron comentarios en las redes sociales para remarcar lo que significó Menéndez en la historia del país.
"Su murió la muerte: a las 11:20 murió el genocida Luciano Benjamín Menéndez. A diferencia de sus víctimas, se sabe la hora, el lugar y su familia puede despedirlo. Llegó a ser condenado en cárcel común, perpetua y efectiva, el único lugar para un genocida", expresó la agrupación HIJOS.
La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo señaló: "Murió el genocida Luciano Benjamín Menéndez. Con el récord de perpetuas a cuestas".
En tanto, el diputado Leonardo Grosso, del Movimiento Evita, difundió la foto que tomó Enrique Rosito, de la agencia DyN, en 1984, en la puerta de Canal 13, mientras Menéndez se abalanzaba, con un cuchillo en mano, hacía un grupo de Madres de Plaza de que lo insultaban.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar