Tras 10 años retornó a los mares el rompehielos Irizar

Nacionales 15 de febrero de 2018 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NA ALMIRANTE IRIZAR. Volvió a surcar los mares del sur en la Campaña Antártica.
FOTO ARCHIVO NA ALMIRANTE IRIZAR. Volvió a surcar los mares del sur en la Campaña Antártica.
BUENOS AIRES, 15 (NA). - El rompehielos Almirante Irizar amarró ayer en la ciudad de Ushuaia y puso fin así a la primera etapa de abastecimiento de las bases antárticas argentinas realizada con medios propios.
En su vuelta a los mares tras 10 años de inactividad como consecuencia de un incendio, el emblemático buque concluyó la primera fase de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2017/2018.
El Irizar estuvo acompañado por el aviso ARA Estrecho de San Carlos y el transporte ARA Canal Beagle en las tareas de abastecimiento del 60 por ciento de las bases argentinas en el continente blanco realizadas con medios propios, destacó el Ministerio de Defensa.
También participaron los helicópteros MI y Bell 212, los aviones Twin Otter y el C130 Hércules, de la Fuerza Aérea Argentina.
Las bases abastecidas fueron Orcadas, Carlini y Belgrano II.
En los próximos días, el buque polar dejará el Puerto de Ushuaia para volver a los mares antárticos y proseguir con la segunda parte de la misión, que incluye el último tramo del abastecimiento de la Base Marambio y de la San Martín.

RICA HISTORIA
El rompehielos ARA Almirante Irizar, perteneciente a la Armada Argentina, fue construido en 1977 en los Astilleros Wärtsilä de Helsinki, la capital de Finlandia.
El 15 de diciembre de 1978 fue entregado a la República Argentina y recibió el Pabellón Nacional, en una ceremonia apadrinada por la señora María Celia Villanueva de Fraga.
Desde entonces participó año tras año en el abastecimiento de las bases antárticas argentinas, y de otros países y es el buque insignia de la Fuerza Naval Antártica, siendo, además, el rompehielos más grande de todo el hemisferio sur.
El martes 10 de abril de 2007, alrededor de las 19:00 se declaró un incendio en la sala de generadores; al momento, la nave se hallaba a 140 millas náuticas (260 km) de Puerto Madryn, con 241 tripulantes a bordo.
El siniestro destruyó primero el sistema de energía (del que dependía el dispositivo de extinción principal), también ardió el hangar donde se encontraban dos helicópteros Sea King. Por lo que al descontrolarse el fuego, obligó al comandante del buque, el capitán de fragata Guillermo Tarapow, a ordenar la evacuación total del buque durante las primeras horas del 11 de abril. La operación se completó con éxito cuando a las 06:45 fueron rescatados los últimos náufragos de las 32 balsas salvavidas usadas, reportándose sólo cuatro heridos leves y ninguna víctima fatal.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar