Consenso Fiscal: el Gobierno le respondió al diputado Mirabella

Locales 14/02/2018 Por
Siguen las repercusiones luego de que la Legislatura Provincial aprobara el pasado jueves (en un trámite express) el aval al Consenso Fiscal. El diputado Roberto Mirabella advirtió hace algunos días que "los primeros en sufrir las consecuencias serán los Municipios y Comunas". Desde la administración de Lifschitz admiten aparecer planteos sobre algunos tributos, especialmente el DREI pero niegan que se pierdan fondos coparticipables de Nación.
FOTO ARCHIVO REPLICA. Desde la Casa Gris dan una respuesta a la mirada del legislador rafaelino.
FOTO ARCHIVO REPLICA. Desde la Casa Gris dan una respuesta a la mirada del legislador rafaelino.
El 16 de noviembre del año pasado, la totalidad de los gobernadores (con excepción de San Luis) rubricaron junto al Presidente de la Nación Mauricio Macri un Consenso Fiscal mediante el cual se acordó entre la Nación y los gobiernos locales "lineamientos para armonizar las estructuras tributarias de las distintas jurisdicciones de forma tal de promover el empleo, la inversión y el crecimiento económico y promover políticas uniformes que posibiliten el logro de esa finalidad común". Ergo: reducir impuestos.
Esto ocurrió porque la falta de consensos - entre las Provincias y la Nación en todos estos años- impidió la sanción de una nueva ley de coparticipación federal, pese al mandato constitucional de 1994, que vino generando más de 50 procesos judiciales entre el Estado Nacional, las provincias y la CABA vinculados con el régimen de Coparticipación Federal de Impuestos, afectaciones específicas de recursos y transferencia de competencias, servicios o funciones; estando pendiente de resolución ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, entre otros, y un juicio iniciado por la provincia de Buenos Aires referido al Fondo del Conurbano Bonaerense.
El Consenso firmado el año pasado compromete a todas las Provincias litigantes a renunciar a esos juicios (menos Santa Fe que tiene fallo firme de la Corte Suprema de Justicia de la Nación), además de "armonizar las estructuras tributarias de las distintas jurisdicciones de forma tal de promover el empleo, la inversión y el crecimiento económico y promover políticas uniformes que posibiliten el logro de esa finalidad común".

AFIEBRADO DEBATE EN LA LEGISLATURA SANTAFESINA
Para que el Pacto tenga validez, cada Provincia debía someterlo a la aprobación parlamentaria local antes del 1º de abril próximo. Santa Fe lo hizo el pasado jueves 8 cuando se reanudaron las sesiones extraordinarias, en un debate de alto voltaje político que aún dejaron esquirlas.
Rubén Galassi, el jefe de la bancada socialista le juntó la arisca tropa socialista al Gobernador, pero fue la diputada Clara García quien se ocupó de fundamentar el tratamiento. Por el radicalismo rescató la "madurez política" del tratamiento Julián Galdeano.
Galassi tuvo que hacer dos concesiones ideológicas en su sector admitiendo sendas abstenciones: Alicia Gutiérrez (SI) y Verónina Benas (PARES). Antonio Bonfatti, por su parte, tragando saliva porque tampoco congeniaba del todo con dicho Pacto, hizo malabares para que la sesión, no exenta de extremo nerviosismo político, se llevar a cabo.
Para evitar el desaire institucional al Gobernador Lifschitz (y un difundido perjuicio económico a la Provincia) que pudiesen transformarse en manos alzadas, hubo alquimias impensadas: el PS votó junto al PRO, por ejemplo. Y el peronismo, aliado estratégico en otras cuestiones con el PS esta vez se opuso con dureza. De los 42 diputados presentes (ocho faltaron a la votación), 29 apoyaron, diez fueron por la negativa y dos se abstuvieron.
El peronismo acicateó declarativamente con una irreal alianza entre el PRO y el FPCyS gobernante (que contiene en su seno, es verdad, radicales en uno y otro lado). Dicho en lenguaje barrial, el PRO y el PS no se pueden ni ver. Lo del jueves pasado fue solo una amarga excepción que ni siquiera tuvo el status de tregua política.
Los peronistas Roberto Mirabella y Julio Eggimann habían levantado pícaramente aquellas sospechas, que tuvo que salir a catalizarlas el diputado de Cambiemos Sergio Mas Varela invirtiendo la carga de la prueba, al afirmar que existe desde siempre un "cogobierno entre el socialismo y el PJ".
Luis Rubeo (PJ) opinó que el consenso fiscal “favorece a la provincia de Buenos Aires”, a la vez que exigió “una reforma tributaria en la provincia a la inversa, donde los que más paguen sean los que más tienen”.
Por su parte, el diputado rafaelino perottista Roberto Mirabella señaló que "el primer impacto lo van a sentir muy fuerte los municipios y comunas", porque - aseguró - "se cambian varios regímenes de coparticipación, pero además, se meten -desde el Gobierno Nacional- sobre la autonomía tanto de los municipios como de la Provincia, en objetar algunos tributos como el Derecho de Registro e Inspección.
Mirabella insistió en que "la Provincia de Santa Fe, por un lado pierde dinero, pero por el otro lado gana", argumentado que "el 2 de enero aumentó el peaje de la Autopista Santa Fe-Rosario en un 75%. En el primer semestre del año vamos a tener un aumento de luz que va a llegar al 40% y otro del agua del 50%. Con el impuestazo votado en la reforma tributaria, el Inmobiliario Rural y Urbano va a subir entre un 28 y un 75 por ciento, según la categoría. Y en algunos casos, se llega hasta el 100% por un factor de convergencia que tiene el API para revaluar los impuestos. Ni hablar de los Ingresos Brutos, que va del 4 al 6 por ciento y en algunos casos, llega al 7%.

LA RESPUESTA DESDE LA CASA GRIS
Desde el Ministerio de Economía le responden a Mirabella señalando que el legislador peronista afirma que el Gobernador podría haber negociado un mejor acuerdo pero sin describir cómo.
En el gobierno, por otra parte, aducen que luego del triunfo electoral contundente de Cambiemos el 22 de octubre (el pacto se firmó un mes después) en la provincia y el país, sin legisladores propios para negociar y siendo el único gobernador no PJ ni radical, a Lifschitz no le quedaban muchas opciones. Pero básicamente aseguran que en la versión que firmó el Gobernador la provincia gana algunos recursos más y su margen de autonomía tributaria no se afecta sustancialmente (en Ingresos Brutos para el comercio, industria y agro Santa Fe está igual o abajo de lo exigido en el Consenso y el Inmobiliario en la mitad del mínimo previsto en el Consenso)
En cuanto a que en los municipios pueden aparecer planteos sobre algunos tributos, especialmente el DREI como afirma Mirabella, reconocen que es verdad, pero advierten que lo que dice el Consenso es lo que ya dicen las normas y la jurisprudencia.
En cuanto a la afirmación de Mirabella de que Santa Fe perderá recursos nacionales, dicen en Economía que no es verdad porque "en el juego de suma y restas, se pierde algo por la eliminación de la coparticipación al cheque, pero se gana mucho más por la eliminación del artículo del impuesto a las ganancias, ya que ahora todo el impuesto se coparticipa (antes una gran parte iba Anses y otra al Fondo de Conurbano, de lo cual no se coparticipaba nada). "A esto los intendentes que llevan los números con detalle ya lo están viendo", subrayan.

Te puede interesar