Las recomendaciones para prevenir lesiones no intencionadas

Locales 05/02/2018 Por
EN NIÑOS Y NIÑAS
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las lesiones no intencionadas constituyen la primera causa de muerte en la infancia. De acuerdo a las estadísticas, niñas y niños en edad preescolar son víctimas frecuentes de caídas, precipitaciones desde altura, ahogamientos, quemaduras e intoxicaciones.
Es por esto que desde la Defensoría del Pueblo junto con la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia de Santa Fe se difunde esta serie de propuestas orientadas a construir un entorno saludable que promueva su curiosidad y seguridad. 

LESIONES NO INTENCIONADAS
La OMS propone sustituir la palabra accidente por la de lesión no intencionada con el fin de ir modificando la concepción de que se trata de hechos inevitables, y con el objetivo de aportar aspectos que permitan influir en la prevención de este tipo de episodios.
Las lesiones no intencionadas son, de acuerdo al organismo, la primera causa de morbimortalidad, es decir, de muerte y secuelas, que pueden tener consecuencias sobre el desarrollo físico, psíquico y social del niño afectado.
Según datos de la OMS, en todo el mundo el 90% de las lesiones son resultado de hechos involuntarios o accidentales. Alrededor de 830 mil niñas y niños mueren cada año a causa de lesiones, cerca de 2.300 cada día.
En el primer semestre de vida los riesgos están dados principalmente por posibles caídas en el baño. Es por ello que se recomienda no dejarlos solos en estos ambientes.
Se aconseja también que, antes de cambiarlos, se lleve todo lo que va a hacer falta al lugar.
Evitar: los cambiadores altos, ya que aumentan el riesgo en caso de caídas, y también los andadores, porque estudios demuestran que triplican el riesgo de lesiones.
En esta edad las estadísticas indican que la mayor cantidad de lesiones externas ocurren en el interior del hogar (que es donde el niño pasa la mayor parte del tiempo). Es importante considerar que en estas edades niñas y niños quieren explorar y conocer, por ello sería importante combinar el cuidado permanente con la adaptación de los espacios evitando posibles riesgos.
Evitar: encender las hornallas delanteras de la cocina cuando hay niñas y niños pequeños, no manipular líquidos calientes con un niño en brazos, no dejar objetos corto-punzantes u otros materiales que puedan dañarlos a su alcance.

Te puede interesar