La provincia de Santa Fe adhiere a la efemérides

Información General 04 de febrero de 2018 Por
Leer mas ...
El Ministerio de Salud de la provincia y su Agencia de Control del Cáncer, adhieren al Día mundial contra el cáncer que se conmemora cada 4 de febrero. En el marco de la efemérides mundial, recuerdan la importancia de la prevención y el diagnóstico temprano, y destacan que al menos un tercio de los tipos de cáncer son prevenibles. Igualmente, señalan que para tres de los tipos de cáncer con mayor incidencia -mama, colon y cérvix- existen métodos de tamizajes para su prevención y/o detección temprana.
La directora de la Agencia, Gabriela Quintanilla, destacó que "uno de los objetivos principales es el trabajo en prevención y reducción de la mortalidad por cáncer en la provincia por lo que este día se convierte en una jornada para promover la concientización y difundir las acciones que se deben encarar a los fines de reducir la incidencia y mortalidad por este tipo de enfermedades, en las que venimos trabajando fuertemente desde la creación de la Agencia".
“Al menos un tercio de los tipos de cáncer se pueden prevenir al adoptar estilos de vida saludables. Existen también métodos de tamizajes para hacer una detección temprana de la enfermedad, al alcance de toda la población, que son garantizados por los efectores públicos del Ministerio de Salud de la provincia. Hay, entonces, muchas cosas que se pueden hacer para reducir el riesgo de cáncer”, agregó Quintanilla.
Entre los tipos de cáncer más frecuentes en la población mundial, se encuentran el de mama, el de colon y el cérvico uterino. Diagnosticados tempranamente son curables y los últimos dos son, además, prevenibles. La clave para hacerlo es la detección precoz a través de los métodos de screening y mantener un estilo de vida saludable.
Para el caso del cáncer de mama, lo importante y fundamental es efectuar una detección temprana, que incrementa hasta en un 90% las posibilidades de curación. El estudio indicado es la mamografía, que detecta tumores aún no palpables.
En cuanto al cáncer de colon y el cérvico uterino, los métodos de screening sirven para hacer una detección precoz de las posibles lesiones benignas que pueden desembocar en una lesión tumoral. A su vez, cuando se detectan tempranamente lesiones ya malignizadas, las posibilidades de cura también alcanzan altos porcentajes.
“En el cáncer de mama, la detección precoz genera medidas inmediatas y curación a futuro de la paciente. Y esa detección precoz del cáncer de mama es a través de la mamografía”, explicó la médica oncóloga María Alejandra Bártoli, a cargo del área de Prevención de la Mortalidad de la Agencia de Control del Cáncer.
“En mama hay un procedimiento de detección precoz, en cambio en colon existe un procedimiento de detección precoz de lesión benigna o lesión predisponente, así como de lesión tumoral temprana”, destacó Bártoli y continuó: “Después se cuenta con un procedimiento o un análisis como es el test de sangre oculta en materia fecal, que te puede detectar desde una simple lesión benigna a una lesión precursora del cáncer de colon, que tratado correctamente nunca aparece, o a la detección tal vez precoz del cáncer de colon”.
En cuanto a la importancia de la prevención del cáncer de cuello de útero, la doctora Bártoli explicó que “existen las formas de detectar una lesión viral como es el virus de papiloma humano (HPV) que detectado y tratado a tiempo, nunca va a llegar a instalarse. A su vez, la detección en un estadío precoz aumenta muchísimo la posibilidad de curación”, remarcó.
En algunos se detecta entonces la lesión precoz y en otros la lesión predisponente. En relación al cáncer de colon, se considera que el promedio de evolución de una lesión totalmente benigna a un cáncer de colon son diez años. La infección por HPV tiene un plazo similar, desde la lesión benigna al cáncer de cuello de útero también son unos diez años. Es por esto que lo principal a la hora de prevenir estos tipos de cáncer, es realizarse de manera oportuna los métodos de tamizaje indicados en cada momento de la vida.
La prevención del cáncer de cuello de útero comienza a los 11 años, momento en que niños y niñas deben recibir dos dosis de la vacuna contra el HPV. La vacuna es gratuita y obligatoria, y está disponible en los vacunatorios y centros de salud públicos de la provincia. A partir de los 25 años, las mujeres deben realizarse un control ginecológico con toma de papanicolau (PAP) y luego de los 30, existe la opción de tomar un test de HPV cada 5 años.
En cuanto al cáncer de mama, mujeres de entre 50 y 70 años deben realizarse una mamografía cada dos años. Es el método indicado para detectar tumores aún no palpables, aumentando así hasta en un 90% las posibilidades de curación. Antes y después de esa edad, las mamografías pueden ser indicadas por los médicos de cabecera evaluando cada caso en particular.
Para el cáncer de colon, uno de los tipos de cáncer con mayor incidencia a nivel nacional y provincial, existe un simple examen que deben realizar hombres y mujeres a partir de los 50 años: el test de sangre oculta en materia fecal, que indica la presencia de posibles lesiones en el aparato digestivo.
A su vez, para uno de los tres tipos de cáncer con mayor incidencia -mama, colon y cérvix- existen métodos de tamizajes para su prevención y/o detección temprana. Los hábitos de vida saludables como la alimentación rica y variada, el aumento de actividad física, la disminución y moderación en el consumo de tabaco y alcohol, y la protección solar durante toda la vida disminuyen notablemente las posibilidades de contraer algún tipo de las enfermedades denominadas genéricamente cáncer.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar