Muertes por accidentes

Editorial 22 de enero de 2018 Por
La Argentina sigue siendo uno de los países con más muertos por accidentes de tránsito.

Desde hace 25 años, con más o menos automotores en las carreteras argentinas, en mejor o peor estado los caminos por los que debemos transitar, la cantidad de muertos por año en accidentes de tránsito no baja, siempre en más de 7.000 víctimas fatales cada 365 días, y además, más de 100.000 lesionados, muchos de ellos de gravedad tal que quedan afectados de por vida. Entre 1992 y 2016, según los datos recopilados por la asociación no gubernamental Luchemos por la Vida, hubo 189.790 muertos en esta clase de siniestros viales. Una cifra que impacta, que trasluce lo que es la Argentina en este aspecto -y seguramente también en muchos otros-, donde las transgresiones son cuestiones de todos los días, casi incorporados como una metodología de vida. Así nos va y así son las consecuencias. Por algo la Argentina es uno de los países del mundo con mayor cantidad de accidentes viales en relación a la proporción cantidad de habitantes y cantidad de vehículos.
Un dato más, que es elocuente y ampliamente demostrativo. Repasando lo que sucede en otros países, casi todos están bajando la cantidad de accidentes de tránsito anuales, y algunos de manera muy significativa. Veamos algunos casos: En dos décadas Suecia redujo los siniestros 63%, Holanda 59% y Estados Unidos 27%, tal vez se podrá pensar se trata de países del primer mundo, hay mejores rutas, más controles, mayor educación de sus habitantes -en esto debe acotarse algo, son respetuosos es cierto, pero en base a la rigidez de los controles-, pero tomemos entonces a España, nuestra madre patria, con habitantes de similares características a nosotros, pues allí los accidentes se redujeron 81% nada menos. Queda claro, todos reducen, menos la Argentina, y tal vez algún otro país periférico, de esos con los que casi siempre estamos integrando esta clase de grupos cuando se difunden estadísticas. Como la inflación por ejemplo, vale mencionarla, donde nos alineamos con Venezuela, Sudán,Congo, Libia y otros por el estilo.
Días atrás la citada Luchemos por la Vida difundió los datos relevados durante 2017, con un saldo de 7.172 muertos que poco más poco menos son los mismos que se vienen contabilizando en los últimos 25 años. Nada menos que un promedio de 20 víctimas fatales por día. Dentro de esa perspectiva, la provincia de Buenos Aires con 2.172 fue quien encabezó esta estadística trágica, apareciendo en segundo lugar la provincia de Santa Fe con 628 -en este aspecto participa Rafaela, donde en 2017 hubo 11 muertos en accidentes de tránsito, cifra que debemos apuntar especialmente pues en la nota publicada anteriormente por este Diario se había dado la cantidad de 12 muertos-, apareciendo luego la provincia de Córdoba  con 424, después Tucumán con 395, Santiago del Estero con 344, Entre Ríos 316, Mendoza 298, Salta 287, Corrientes 272, Jujuy 232, Chaco 206, San Juan 174, Formosa 135, Catamarca 128, Neuquén 125, San Luis 119, Chubut 109, La Rioja 102, ciudad de Buenos Aires 98, también Río Negro con 98, Santa Cruz 94, La Pampa 87 y cerrando la nómina Tierra del Fuego con 16 muertos en siniestros viales.
Los datos son reveladores sobre lo que sucede en cada distrito, donde influye por supuesto la cantidad de automotores y motocicletas en circulación, como así también el estado de las rutas. Justamente sobre este aspecto se debe hacer hincapié, ya que las carreteras argentinas presentan en general condiciones deplorables, poceadas, sin banquinas, mal iluminadas, mal señalizadas, sin demarcación y con obstaculización visual importante, convirtiéndose en muchos casos en elementos centrales para que se produzcan siniestros. Existe aquí una contradicción flagrante, pues mientras el Estado dispone controles sobre los vehículos como la revisación técnica vehicular y además los controles en rutas y las fuertes multas a los infractores, en cambio no cumple en lo que le corresponde: tener rutas en condiciones.
Un párrafo final para nuestra provincia de Santa Fe, segunda en el país en materia de accidentes. Una estadística que refleja crudamente cuál es la situación en las rutas y caminos santafesinos, que el año pasado dejaron el lamentable saldo de 628 muertos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar