La que nació sin estrella

Sociales 16 de enero de 2018 Por
Leer mas ...
ESTRELLA./ Espera una mano solidaria.
ESTRELLA./ Espera una mano solidaria.
En casi todas las lechigadas de perritos desamparados, están los que nacen con estrella y los que nacen estrellados. Esta perrita, adulta joven, ya esterilizada, de tamaño mediano, porte alto y esbelto está viviendo al límite del abandono; apenas cachorrita se estrelló en un patio de tierra como un avioncito de papel de vuelo bajo y cortito, y a cielo abierto empezó a crecer. El hombre que le permitió quedarse es un hombre bueno pero está muy poco en la casa. Vive solo, viaja, se va a trabajar afuera, y la comida y el agua que le deja se terminan y la siguen alimentando cuando se acuerdan y cuando pueden, algunos vecinos del lugar. Daniel, un amigo que vive cerca y que está acostumbrado a toparse con situaciones de abandono, involuntario a veces por inconsciencia o ignorancia, feroz otras veces por la brutalidad que ejercen algunos humanos sobre los animales, se interesó en ver cómo poder ayudar a los dos, a la perrita estrellada y al hombre que la aceptó en su patio. Entonces recurre a los amigos del Diario para que le den una mano. Y aquí estamos hoy, contándoles una historia no un cuento, pero deseando que como casi todos los que contamos por aquí, pueda resolverse en un feliz final. Quien lea este relato del lado triste de la vida real que a mí me suena como la canción de Calamaro: “…La moneda cayó por el lado de la soledad y el dolor Todo lo que termina, termina mal, poco a poco…”, esa persona que lee este relato, dé vuelta esta historia y que la moneda caiga por el lado de la compañía y el amor. Hablar con Daniel es simple, marcan el 15210286 y le preguntan adónde la pueden ver. Capaz que alguien se lleve una “Estrella” a su casa, pero no como las hermanas Estrella de la televisión que son muy revoltosas, un poco de humor salva el desamparo, ¿o no? Además San Roque está cerca, en la Catedral, por ahí nos da una mano, lo veo cuando voy y charlo con él. Acuérdense: 15210286 y la vida sigue.



Te puede interesar